El viejo Sagasta culmina su mudanza

El vetusto instituto logroñés ultima el desalojo de mobiliario y patrimonio artístico para cerrar sus puertas en los próximos días | El mobiliario histórico y los objetos artísticos del instituto están siendo almacenados para su guarda y custodia en el nuevo Palacio de Justicia

El viejo Sagasta culmina su mudanza
Sonia Tercero
Javier Campos
JAVIER CAMPOSLogroño

El viejo Sagasta está a punto de cerrar sus puertas definitivamente... al menos hasta que el Gobierno de La Rioja licite su reforma integral y la futura adjudicataria se haga cargo del edificio de cara al inicio de obras previsto para mediados del 2018. La mudanza patrimonial, que comenzó a comienzos de este diciembre y está a punto de terminar -el contrato establece oficialmente su finalización este mes y la empresa pretende darla por concluida este mismo viernes-, supondrá la clausura del centenario e histórico inmueble de la Glorieta.

Ayer, y como uno de los hitos del final de mudanza, se procedió a iniciar el desmontaje del reloj que corona la fachada principal del IES desde la década de los cuarenta como parte de una de las primeras rehabilitaciones de la puerta principal de acceso. La maquinaria fue retirada, y a la espera de culminar con la bajada de la esfera, fue trasladada al lugar donde están siendo almacenados para su guarda y custodia el conjunto del mobiliario histórico y los objetos artísticos del primer instituto de segunda enseñanza de La Rioja: las dependencias desocupadas del nuevo Palacio de Justicia en Murrieta.

Sonia Tercero

Un reloj con la firma de la vitoriana 'Viuda de Murua' que forma parte del imaginario colectivo de un edificio que en esta semana quedará vaciado por completo. «Cuando estábamos en el instituto no éramos conscientes pues todo estaba muy repartido por los numerosos espacios del edificio, pero ahora que está todo junto es increíble lo que hay y lo que ocupa», ponía de manifiesto el director del IES, Alberto Abad, quien estos días ha estado yendo y viniendo desde el viejo Sagasta a los nuevos juzgados.

Si hace ahora un año y medio que el IES Sagasta se preparaba para acometer su mudanza doméstica, aquella que consistió en llevar todo lo necesario a su nueva y provisional ubicación junto al campus universitario para empezar el pasado curso en septiembre, estos días el centenario centro ha acometido la mudanza pendiente, la patrimonial, cuyos fondos se encontraban ya preparados desde antes del verano.

Sonia Tercero

Ya en mayo, el inventario del mobiliario y objetos artísticos del Sagasta estaba listo y pendiente de que la Consejería de Educación decidiese dónde y cuándo se llevaría a cabo su traslado. El 'dónde' fue el nuevo Palacio de Justicia y el 'cuándo' este mismo mes de diciembre. «A finales de este mes queremos cortar el suministro eléctrico, que seguimos pagando con el presupuesto del IES», explicaba ayer Abad a Diario LA RIOJA. Y ya desde enero el edificio quedará a merced de la licitación de su reforma.

«No se acaba nunca... pensábamos que quedaban las últimas cositas y ya llevamos más de 50 cajas con esas cositas», precisaba ayer el bibliotecario del Sagasta, Fernando Blanco, quien cifra en más de mil las cajas de libros que ya han sido llevadas a su destino provisional. «Hemos llenado 36 metros cuadrados solo de libros», concluye el director Abad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos