LA VIDA EN ROSA

LUIS JAVIER RUIZ DAÑOS COLATERALES

A nada que se hayan dado un par de paseos por las calles de Logroño habrán visto que no son pocos los escaparates que de un tiempo a esta parte se han teñido de rosa. Da igual que sea una peluquería, una farmacia, una panadería o una tienda de complementos del hogar. Muchos se han teñido de rosa por una buena razón: apoyar a las personas enfermas de cáncer de mama. «Si luchas contra el cáncer, nos tienes aquí», es el lema elegido para celebrar mañana el Día Mundial del Cáncer de Mama.

Seguramente si levantan la cabeza del periódico y miran a su alrededor verán a una, dos, tres o quizá más mujeres que han vencido al cáncer de mama, que se revelaron contra la enfermedad y que la superaron. Probablemente no necesiten ni siquiera levantar la cabeza y mirar a su alrededor.

Hace ya varios años en el periódico juntamos a Flor Rodríguez, Maribel Jiménez y a María José Sáenz de Corta. Ellas son tres de esas vencedoras que protagonizaron una portada irrepetible. Tres mujeres que no dudaron en compartir su historia con todos los lectores; tres valientes que lloraron al viajar en el tiempo hasta el día en que se les informó del diagnóstico; que se emocionaron cuando recordaron cómo los suyos estuvieron a su lado empujándoles hasta la victoria final; y que rieron a carcajadas al pensar en un futuro repleto de planes cuando los análisis confirmaron que la batalla tenía una ganadora. Las tres coincidieron en que la mejor terapia es «ponerse el mundo por montera y vivir» y que lo que sobra es la compasión: «No queremos consuelo, necesitamos apoyo», decía María José Sáenz de Corta.

Ya lo saben.

Fotos

Vídeos