Veneno, estramonio y salchichas con alfileres, los peligros para las mascotas

Estramonio en la zona de esparcimiento canino de Los Lirios. :: D.M.A./
Estramonio en la zona de esparcimiento canino de Los Lirios. :: D.M.A.

Más de 4.400 firmas reclaman ya «endurecer las sanciones contra quienes colocan veneno en los parques»

Diego Marín A.
DIEGO MARÍN A.Logroño

Las muertes de Aria y Chéjov, los dos perros envenenados en Logroño a finales de septiembre, deberían servir para que nada parecido vuelva a ocurrir. O eso quisieran sus dueños. Por ese motivo han iniciado una recogida de firmas a través de Change.org (más de 4.400 rúbricas ya) que reclama, entre otras medidas, «aumentar la vigilancia activa de nuestros parques con presencia policial y cámaras de vigilancia», «endurecer las sanciones contra quienes colocan veneno en los parques» y «que el ayuntamiento pague las necropsias cuando haya sospechas de envenenamiento».

En un principio se temió que el veneno que pudo haber causado la muerte a los perros de Estíbaliz Sánchez y Jorge Luis Rodríguez y Fernando Ruiz podría haber sido esparcido por el Ayuntamiento de Logroño para controlar alguna plaga de ratas, pero este supuesto lo ha desmentido el propio Consistorio a Diario LA RIOJA: «Evidentemente, desde el Ayuntamiento de Logroño no se dispensa al aire libre ningún tipo de veneno para control de plagas. Los únicos productos que se utilizan son un tipo de veneno para el control de ratas que se coloca en arquetas cerradas de alumbrado o saneamiento». No obstante, existen otros peligros para los animales domésticos en Logroño.

Más

Uno llamativo es el de la presencia de estramonio en las zonas de esparcimiento canino de la ciudad. Aunque bien es cierto que la parte tóxica son las semillas que contiene una cápsula espinosa y, por tanto, de difícil acceso si no es a propósito, sorprende la proliferación de estas plantas en espacios públicos de tránsito común.

Otra sorpresa, pero esta ya fruto directo de la mano del hombre, es la aparición de salchichas con alfileres, cebo para causar daño a los animales que ha aparecido recientemente en la calle Enrique Granados del barrio El Arco de Logroño. Ante esto, la Asociación Protectora de Animales en La Rioja alertó y denunció el caso: «Este tipo de situaciones se deben de tomar como lo que son, tentativas de delito ya que lo más probable es que si un perro o un gato ingiere el trozo de salchicha, muera, sin hablar del riesgo que existe de que sea un niño el que resulte afectado».

Otro peligro es la comida en la vía pública para alimentar a los animales callejeros. Hay quien alimenta a palomas y gatos sin percatarse de que fomentan su reproducción, las plagas. Además, es un delito, según en la ordenanza municipal: «Queda prohibido alimentar a los animales en la vía pública». Y este alimento, expuesto a la inclemencia del tiempo, puede descomponerse y suponer un peligro.

Fotos

Vídeos