Los Vendimiadores, a examen

Los candidatos a Vendimiador y Vendimiadora, junto a los miembros del jurado, ayer en Bodegas Ontañón. :: sonia tercero/
Los candidatos a Vendimiador y Vendimiadora, junto a los miembros del jurado, ayer en Bodegas Ontañón. :: sonia tercero

Los candidatos del certamen iniciaron ayer la fase de pruebas en las Bodegas Ontañón, donde recibieron formación sobre el mundo del vino Una de las aspirantes, Pilar Laencina, optó por no asistir a la cita, con lo que se redujo a 21 el número de postulantes

MARTA HERMOSILLA/M.J.L. LOGROÑO.

«Sed vosotros mismos, eso es lo más importante». Éste era el consejo del concejal de Festejos, Miguel Sáinz, a los candidatos a Vendimiador 2017. Todos compartían la ilusión, nervios y el sueño de llegar a ser los elegidos este año: «a la tercera va la vencida», resaltó Erika García; «me parece muy importante representar a la ciudad», añadió Jésica Sáenz, ambas candidatas a vendimiadoras 2017.

La jornada comenzó con una visita a la bodega, donde las preguntas iban y venían, al igual que la tinta del bolígrafo de los jueces. Era la primera toma de contacto, para algunos, en esta especial experiencia. Los aspirantes recibieron una charla de iniciación en la Cultura del Rioja (variedades de uva, viñedos y tipos de suelo), además de un enriquecedor recorrido por la historia del vino en la comunidad. «No vais a salir expertos de la bodega pero vais a estar en el camino correcto para saber diferenciar los distintos vinos», así comenzó Jesús Arechavaleta , gerente de Bodegas Ontañón, la guía para los 21 logroñeses que llenaban la sala.

Ante la atenta mirada de los jueces, algunos de los candidatos iban apuntando datos y posibles preguntas de examen. La Vendimiadora del 2016 y jueza de este año, Leire Calvo, señalaba que «ya hay alguno que destaca, que vemos que tiene más interés y que hace varias preguntas».

«Que los representantes de la Vendimia tengan unos conocimientos básicos del vino es algo esencial»

Después comenzó la cata, que incluyó la degustación de cinco diferentes tipos de vino, haciendo que todos introdujeran sus narices en las copas. Algunos con más dificultad que otros, consiguieron probar y saborear los matices del vino de las Bodegas Ontañón.

Con la cabeza llena de conocimientos, la barriga bien servida y con algún vino de más, los candidatos se fueron de las bodegas a la espera del examen del 13 de julio. La prueba constará de 25 preguntas, 20 de cultura local y 5 preguntas relacionadas con el vino. «Que los representantes de la Vendimia tengan unos conocimientos básicos del vino es algo esencial», destacó Arechavaleta. Finalmente, después de las entrevistas personales, el 14 se sabrá quienes son los esperados Vendimiadores del 2017.

Fotos

Vídeos