Los vecinos de Los Lirios piden al Gobierno riojano un compromiso serio con el barrio

Padres y niños, ayer, durante el 'recorrido protesta' que realizan todos los martes para reclamar la construcción de un colegio. :: sonia tercero/
Padres y niños, ayer, durante el 'recorrido protesta' que realizan todos los martes para reclamar la construcción de un colegio. :: sonia tercero

La entidad se queja de que el Ejecutivo regional les pida «paciencia», sin darse cuenta de que «no podemos seguir más tiempo sin dotaciones»

ÁFRICA AZCONA LOGROÑO.

Sin colegio, sin centro de salud, sin farmacia... y con un gran centro comercial, el Berceo, que les oculta, «igual por eso no nos hacen caso». Los vecinos de Los Lirios pretenden redoblar esfuerzos y hacerse oír más allá del 'recorrido protesta' de padres y niños que siguen celebrando cada viernes para reclamar la construcción de un centro escolar en este barrio logroñés, con 250 familias con niños en edad escolar y 2.900 cartillas sanitarias. La Asociación de Vecinos de Los Lirios reiteró sus conocidas reivindicaciones sobre falta de dotaciones públicas y una conexión segura con el resto de la ciudad y lamentó que desde el Gobierno riojano se les pida paciencia, «pero no se dan cuenta de que ya no podemos seguir así, somos el barrio peor tratado por la crisis, el único sin colegio, centro de salud..., sin olvidar la grave situación que se vive con los trenes de mercancías peligrosas».

El actual presidente, Enrique Cabezón, y su antecesor en el cargo, Jesús Jiménez, plantearon si, quizás, 2.000 habitantes son pocos votos y lamentaron, en la rueda de prensa ofrecida para recordar que todo sigue igual, la «falta absoluta de planificación» por parte del Gobierno riojano y un compromiso real. «Van a acabar su mandato y los problemas van a seguir ahí». «Les pedimos que dejen de gobernar de lejos, que ofrezcan soluciones, y que nos reciban», señalaron en referencia directa al consejero de Educación, Alberto Galiana, que «sigue sin atendernos». Respecto al Ayuntamiento, mantuvieron que las relaciones son más fluidas y, en este sentido, se mostraron confiados en que la pasarela sea una realidad, «aunque si quieren, tienen tiempo hasta el 2025». La asociación vecinal también mantiene activa su reivindicación de un centro escolar, un proyecto «para el que nos siguen pidiendo paciencia, cuando hay un mandato del Parlamento para iniciar las gestiones» y un centro de salud, «que evite cruzar la circunvalación para ir al Joaquín Elizalde».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos