El TSJR obliga a revisar una prueba de un opositor a subinspector de la Policía Local

El TSJR obliga a revisar una prueba de un opositor a subinspector de la Policía Local

El fallo revoca una sentencia previa y retrotrae las actuaciones al momento de la corrección de aquel cuarto ejercicio en unas polémicas oposiciones en el 2015

M.J.LUMBRERAS LOGROÑO.

La historia de las convocatorias de oposiciones más polémicas en la Policía Local, las que se llevaron a cabo en el 2015, y en concreto la relacionada con tres plazas para subinspectores, no ha finalizado todavía. Estos días, el Tribunal Superior de Justicia de La Rioja ha escrito otra página en forma de fallo al recurso de apelación presentado por un aspirante que obliga a revisar las pruebas prácticas de este opositor y a justificar la decisión que se tome respecto a las mismas. En concreto, la sentencia dice «acordamos la retroacción de actuaciones al momento de la corrección del cuarto ejercicio para la valoración del ejercicio del recurrente». Y ello porque el policía llevó a los juzgados (al Contencioso número 1 de Logroño) la desestimación por silencio administrativo de recurso relacionado con la citada oposición y por el que impugnaba la calificación de la cuarta prueba -la de supuestos prácticos- por parte del tribunal calificador.

Si la parte apelante -el opositor- argumenta que se vulnera la doctrina del Tribunal Supremo sobre la motivación de las decisiones adoptadas por el tribunal calificador, la sentencia del Juzgado de lo Contencioso número 1 señala que el expediente ya dice que, además del seguimiento de los protocolos, se tiene en cuenta como se razonaba esa respuesta en relación al hipotético personal a su cargo.

Reacciones

El Tribunal Superior de Justicia de La Rioja, en concreto su Sala de lo Contencioso, asegura compartir las tesis del apelante y no las de la sentencia de instancia por las razones que expone. «El acto impugnado no explica la cifra obtenida por el apelante y se reafirma en el criterio 'por unanimidad'», dice el fallo judicial. Pero además entiende que hay doctrina que dice que «deben constar las razones por las que la aplicación de los criterios técnicos conducen a la concreta puntuación y en el acto impugnado no constan las razones o motivos por los que el tribunal calificador ha otorgado la puntuación».

«No basta con comunicar la cifra o el resultado sino que es necesario que se establezcan los motivos y así el aspirante pueda conocerlos y, por otra parte, que tal acto administrativo pueda ser objeto de control judicial», alega también. Advierte la Sala que si el recurrente obtuviera ahora una puntuación superior a la de los aspirantes que finalmente obtuvieron las plazas, éstos no se verán perjudicados porque no se puede desconocer el tiempo transcurrido «ni que son ajenos a la causa». Así, se estima el recurso del apelante, se revoca la sentencia recurrida y se acuerda la retroactividad de actuaciones al momento de la corrección del cuarto ejercicio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos