Tranquilidad y confianza desde la arrendataria

«Una diferente valoración de una misma obra». ¿Reforma permitida o ampliación prohibida de una discoteca en sótano? Mientras la comunidad de propietarios de Siervas de Jesús 2 y 4 defiende que «se crearon 139,28 metros cuadrados de superficie útil que antes no existían», el Ayuntamiento (en el expediente tramitado), pese a reconocer y aceptar la obra, entiende «que los linderos no se modificaron y, por tanto, no hubo ampliación alguna». La jueza, en su sentencia de 15 de mayo adelantada por este periódico, lo deja claro -cabe recurso, eso sí-: «¿Qué es lo que se hizo en el 2010? Una ampliación. Por tanto, la licencia concedió un derecho a realizar obras que excedían de lo permitido por la norma transitoria y un derecho de uso o actividad que no estaba permitido (...) que estaba expresamente prohibido». Ayer, desde la propiedad del local -la sociedad Trovador- se rehusaba hacer declaraciones. Las licencias anuladas datan de cuando los dueños explotaban el negocio, primero como Sarao y luego como Modus -si bien sus orígenes se remontan a los 70 como Clipper-. Sí que se pronunciaban desde Sala Suite, sociedad arrendataria desde el 2012 -ajenos, por tanto, a las obras en cuestión-, asegurando estar tranquilos y confiados en que todo, tanto por parte del Ayuntamiento de Logroño como de la propiedad de la sala, «está bien hecho». «Estamos hablando para ver qué pasos dar», concluyeron.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos