La tarima del Revellín se despide

Operarios del parque de servicios municipal han ido sustituyendo estos días los listones de la tarima por las piezas de granito en la zona de Once de Junio. :: díaz uriel/
Operarios del parque de servicios municipal han ido sustituyendo estos días los listones de la tarima por las piezas de granito en la zona de Once de Junio. :: díaz uriel

El granito sustituirá a unos listones que resbalaban y propiciaban tropezones | Aunque la medida figura en los presupuestos participativos de Logroño para 2018, una parte ya se ha hecho si bien la zona de la calle Norte irá un poco después

M.J.L.

Adiós a la tarima del Revellín. De momento, no a toda porque una parte se levantará el año próximo, pero sí a buena parte de ella que ya no está. ¿Por qué? Los problemas eran mayores cuando la madera se mojaba porque los vecinos, que han ido reclamando repetidamente soluciones, se resbalaban y encontraban piezas que se movían a su paso.

Hace unos meses se planteó un tratamiento para los listones porque, diez años después de su colocación, estaba haciendo falta. Pero ahora se ha renunciado definitivamente a la madera, aunque el banco que se encuentra junto a la barandilla se mantendrá de esta manera, con una manita, eso sí, del barniz que precise para mejorar su desgastado aspecto.

La intervención, que están finalizando los efectivos del parque de servicios municipal, acabará en esta primera fase al alcanzar la calle Norte, pero seguirá un poco más adelante. No en vano, la obra aparece en el presupuesto participativo elaborado a base de peticiones de los vecinos recogidas a través de la federación y las asociaciones que los agrupan. Así, esta solicitud, cuya respuesta ya está iniciada, junto a otras 96, se va a incluir en las cuentas municipales para 2018 que tiene previsto aprobar mañana el pleno de la Corporación.

¿Así querían los vecinos? No exactamente. El concejal de Desarrollo Urbano, Pedro Sáez Rojo, recuerda que pedían un tratamiento con hormigón impreso, aunque se consideró más adecuado emplear el mismo granito que viene de la calle Once de Junio por homogeneizar y dar más calidad al resultado final, así como para garantizar un mantenimiento y una limpieza adecuados. No en vano, se trata de una zona emblemática de la ciudad de uso intenso -de día, pero también muchas veces de noche- y por la que además pasan a diario muchos visitantes.

Pero los vecinos de este entorno han ido pidiendo, además de esta mejora en el Revellín, otras cuestiones. En el presupuesto participativo para 2018 se les han incluido además controles de velocidad en la calle Norte que correrán a cargo de la Policía Local. En el documento aparece esta medida como 'sin coste' y ello porque a veces, como dicen los representantes vecinales, hay cosas de escasa cuantía que, sin embargo, son importantes para los ciudadanos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos