http://static.larioja.com/www/menu/img/san-mateo-desktop.jpg

EN LA CORRIDA FINAL TODOS SALIMOS CONTENTOS

Juan Bautista, triunfador ayer y en la feria matea. :: Juan Marín
/
Juan Bautista, triunfador ayer y en la feria matea. :: Juan Marín

MI PUNTO DE VISTA - JUAN CRUZ GASTÓN

Por fin. A la quinta fue la vencida. Después de cuatro corridas seguidas con la salvedad del triunfo de Diego Urdiales el día de San Mateo, triunfo importante. Ni antes ni después vimos tardes de triunfos torero y ganaderos. Ayer, llenazo en el apartado, que no en la plaza, vimos toros y toreros, incluso una fuerte petición de indulto al segundo toro de Victorino Martín. Recordábamos con cierta nostalgia el primer festejo de la feria del 2017, la novillada de La Quinta, que con su castita nos dio un tarde a recordar. Ayer se lidió una corrida del importante hierro de Victorino Martín, una corrida que dio juego variado en los tres tercios. Corrida con las fuerzas escasas y de buenas embestidas. Se cortaron cuatro orejas y pudieron ser más, pero la espada sigue contando, por fortuna para la fiesta: tres el torero francés Juan Bautista y una al primer toro de la corrida para Curro Díaz. A Román, todo voluntad y valor sereno, se le escapó el triunfo, aunque fuera menos, por el manejo deficiente de la tizona. Pero la gran mayoría de los que vieron la corrida salieron más que satisfechos, basta ver la gran ovación que se llevó Victorino hijo, cuando Bautista le pidió que saliera al ruedo antes que se lo llevaran en volandas. Vaya ovación. Los victorinos fueron más bien pastueños, sin olvidar que alguno tenía picantillo. Había que andar listos al remate de los muletazos porque buscaban y revolvían rápidos, pero en general corrida para figuras, aunque para las estrellas del firmamento taurino, tan solo el nombre les inquieta. Peor para ellos, por Victorino, que fue novillero, está buscando el toro que embista sin asustar. Las 'alimañas' no aparecen casi nunca.

Habrá que decir que Curro Díaz fue sobando a su primero hasta que lo tuvo claro. A destacar unos excelentes naturales, en varias series que fueron muy ovacionadas. No terminó de acoplarse con el cuarto.

Juan Bautista fue, sin duda el triunfador de la tarde y de la feria. Muy bien el primero de su lote, un toro de excelente embestida, y una oreja en el quinto, cuya faena tuvo poco que ver con su primera. Román, si le respetan los toros terminará cuajando en un buen torero.

La gran mayoría de los que vieron la corrida salieron más que satisfechos, basta ver la gran ovación que se llevó Victorino hijo

Capítulo aparte merece la petición del indulto del segundo toro de la tarde, 'Verdadero de nombre, negro entrepelado de capa con 517 kilos. Fue un toro de sensacional embestida, que fue a más. Empezaron a flamear pañuelos y a pedir el indulto insistentemente, El presidente indicaba que entrara a matar, el público que cada vez pedía con mas fuerza el pañuelo anaranjado. Dos avisos con miradas al palco porque para el torero era un problema. Al sonar el segundo aviso se cuadró y le metió la espada. Vaya bronca que aguantó el presidente, que la soportó estoico, aunque también hubo muchos aplausos que apenas se escuchaban. Que me perdonen los espectadores, porque el aficionado que no sea amigo del ganadero tendrá que reconocer que el toro no mereció el indulto y sí la vuelta al ruedo. En la primera vara la tomó empujando al peto con la cara a media altura, le dan castigo medido y a la salida del lance pierde las manos. Para el segundo encuentro lo dejan largo, no acude y avanza unos pasos, cuando se arranca le dan un picotazo y se va unos metros de la suerte. En banderillas va a los subalternos con poco celo. En el tercio final incansables embestidas sin bajarle mucho la mano y cada vez a más y mejor, aunque perdió dos veces las manos. Tras la estocada el toro se fue a morir a las tablas. El indulto de un toro no tiene normas escritas específicamente, pero deberá hacer una brava pelea en el caballo, metiendo los riñones hasta la extenuación. Naturalmente en el segundo tercio tendrá que tener fijeza, pies y acometividad. Y en la muerte se dice muerte de bravo cuando dobla en los medios o sus cercanías. 'Verdadero' fue un bien toro, buenísimo, pero el indulto, sinceramente, creo que no era merecedor de él. Así que el palco, para un servidor, estuvo en su sitio. Aguantó la bronca de gran parte de la plaza sin mover un músculo. Y aquí paz y allí gloria.

El segundo toro de Juan Bautista fue bueno y hubo cierto ninguneo por parte del torero, me pareció que merecía más. Pero la corrida, muy interesante, sin aparato ni carnes, fue muy ovacionada en el arrastre.

En el lote de Román, su primero fue buen toro y el valenciano no estuvo a su altura pese a su valor y ganas. El sexto fue otro toro muy interesante, con picantillo en los remates de los muletazos. En suma, una corrida francamente buena.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos