http://static.larioja.com/www/menu/img/san-mateo-desktop.jpg

«No hay donde se coma mejor que en Logroño»

«No hay donde se coma mejor que en Logroño»

Cuca Gamarra se destapa como cocinera con su «plato favorito»: patatas a la riojana

Javier Campos
JAVIER CAMPOSLogroño

Que piquen, que piquen...». La alcaldesa lo tiene claro a la hora de tirar de picante. No duda ni con el chorizo ni con el pimentón, e incluso le añade cayena. Las patatas a la riojana, siguiendo la receta de su madre y de su abuela -cuyos sabores de cuando subía a Ribafrecha aún perduran-, deben estar «alegres». Con ese 'regustito' que anima cualquier cocina... y la vida en general.

Logroño huele a San Mateo y los fogones de La Becada lo hacen a guiso «de toda la vida» de manos -con cucharón- de Cuca Gamarra. Y es que hoy cocina la primera edil con motivo de las fiestas de la Vendimia con Diario LA RIOJA como testigo -y comensales-. Patatas con chorizo. «¿Que por qué? Pues porque es mi plato favorito y, además, muy riojano», responde en pleno proceso de 'cascar' las patatas -de Santo Domingo, por cierto-.

Más

«La cocina no tiene por qué estar sujeta a recetas fijas; yo improviso incluso con las cantidades... se trata de ir probando, experimentando, todo vale según el gusto de cada cual», sentencia la alcaldesa mientras Eduardo Gómez, Felipe Royo y Félix Rubio, socios de la sociedad gastronómica con más solera de la capital, se afanan junto a redactor y fotógrafo para que todo 'cueza'.

Gamarra, ataviada con un delantal de este periódico y a golpe de cuchillo, ofrece las 'claves' -a su juicio- de uno de los platos más afamados de la gastronomía de la tierra: «Unas buenas patatas, importante cómo se cascan; un buen chorizo, al gusto del consumidor; ajito, cebollita y pimientito; pimentón, picante, por supuesto; laurel y aceite de oliva». «De Galilea a poder ser», apostilla mientras muestra el correspondiente envase. Pero, sobre todo, «mucha alegría». Y sal.

-¿Cocina la alcaldesa habitualmente o sus ocupaciones se lo impiden con la frecuencia que le gustaría?

-La verdad es que me gusta mucho cocinar, sí; pero lo cierto es que cocino poco por falta de tiempo.

-¿Suele entonces comer más fuera que en casa?

-Bueno, fuera, fuera... digamos que en casa de mi madre. (Risas). En Logroño tenemos la gran suerte de poder comer a diario en casa y eso, por qué no decirlo, se agradece.

La alcaldesa se confiesa a la vez que pocha los vegetales en una especie de improvisado «programa de Bertín» a la logroñesa. De la olla comienzan a emanar los primeros -y suculentos- olores y, ya puestos a hablar de tele, Gamarra recuerda de sus años mozos a Elena Santonja como referencia catódica-gastronómica y pionera de los espacios de cocina.

Sea como fuere, y una vez mencionado el nostálgico 'Con las manos en la masa', se hace inevitable comenzar a canturrear. El «siempre que vuelves a casa, me pillas en la cocina...» de la sintonía conduce, también de manera inevitable, a la correspondiente pregunta: «¿No era de Vainica Doble y Joaquín Sabina?».

Cuca Gamarra comenta que no es mucho de ver programas de cocina, aunque sí que tiene algún libro de recetas. Al sofrito ya le ha añadido el chorizo -cortesía de Alfredo Iturriaga, con puesto en el corazón de la plaza de abastos de Logroño- y las patatas y, poco después, lo cubre todo con agua. «Recuerdo que cuando estudiaba fuera me ponía a hacerlas al llegar de clase y me sabían estupendas», dice mientras se seca las manos con un paño.

«Patatas a la riojana; pisto, que también me sale muy rico; tortillas de patatas, buenísimas; y hasta tuve una etapa en la que se me daban muy bien los bizcochos», enumera la regidora municipal sus platos 'estrella' a la hora de ponerse el delantal y encender el fuego. Aunque, en esta ocasión y por razones de tiempo, el 'segundo', ya preparado, corrió a cargo de Noelia Binaburo, jefa de cocina del bar 'Torres del Laurel'.

-¿Se come bien en Logroño?

-Se come fenomenal. No hay sitio en España donde se coma mejor que en Logroño.

-¿Y sabe que las comidas familiares en el hogar con motivo de sanmateos han perdido pujanza en los últimos años ante tanta y tanta degustación ?

-No deja de ser algo normal en fiestas. Si algo nos gusta a los logroñeses es estar en la calle, y las degustaciones permiten que todos disfrutemos y tengamos más tiempo, pues comer en casa quiere decir que alguien se tiene que quedar cocinando sin salir.

Migas, huevos fritos con picadillo, salchichón asado, setas, champiñones, embuchados... «las degustaciones han ido mejorando mucho con el paso del tiempo y ahora tienes hasta problemas para decidir», piensa la alcaldesa. «¿Que cuál no hay que perderse? Pues es una pregunta complicada y comprometida», concluye. Vamos, que no hay que perderse ninguna.

Sanmateos son muchas cosas... y comida. «Son el bocatita de sardina con guindilla en el Adarraga, son huevos fritos con chorizo en el Club Taurino, son calderetas el día del concurso en Gonzalo de Berceo, son chuletillas en la exaltación en Colón», pone de manifiesto la alcaldesa Gamarra, quien no para de probar el guiso en todo momento. «A mí me gusta mucho comer», confirma.

«Sanmateos son fiestas donde se disfruta en la calle desde la hospitalidad con familia, amigos y conocidos generalmente en torno a una mesa y con un buen vino», refuerza su idea. Y es por ello que la regidora, orgullosa de tierra y festejos, invita a todos los riojanos y a «aquellos que nos visiten» a disfrutar de la alegría y del sentimiento de amistad de Logroño y sus gentes. «Y si es con una copa de Rioja, mejor».

Las patatas ya están listas, la alcaldesa presume de caldo -espeso y sabroso, como mandan los cánones- y los comensale esperan con la mesa puesta. Llegó la hora de la verdad. ¿Picante, picante? A disfrutarlo y... buen apetito.

Fotos

Vídeos