http://static.larioja.com/www/menu/img/san-mateo-desktop.jpg

El cohete dispara la alegría en la capital

Momento en el que la alcaldesa de Logroño, Cuca Gamarra, prende la mecha del cohete anunciador de San Mateo ante una plaza del Ayuntamiento abarrotada. :: juan marín/
Momento en el que la alcaldesa de Logroño, Cuca Gamarra, prende la mecha del cohete anunciador de San Mateo ante una plaza del Ayuntamiento abarrotada. :: juan marín

Logroño se cita en la plaza del Ayuntamiento para inaugurar las fiestas de San Mateo 2017

Logroñesas, logroñeses, llenemos de alegría la ciudad de Logroño...». Cuca Gamarra, lanzaba su mensaje culminado por un viva a San Mateo y un viva a Logroño desgañitado con el que estallaba el cohete y, como cada año, la fiesta. La alcaldesa prendía la mecha junto a los Vendimiadores -«con los mismos nervios y la emoción que el primer día, me han temblado las piernas igual», según confesaba- y Logroño, haciendo caso a lo oído, daba por inaugurada la 61 fiesta de la vendimia riojana con éxtasis, euforia y, por qué no decirlo, algo de locura.

Celebrando, que es gerundio. Cerca de 60.000 personas en el perímetro de la plaza y en las calles adyacentes, según el Ayuntamiento de Logroño, con normalidad y sin incidentes relevantes. El disparo del cohete anunciador de las fiestas mateas daba paso a la actuación del 'Dj' Carlos Jean, un viejo conocido en estas lides y habitual en los últimos años para levantar -mano en plato- la plaza del Ayuntamiento durante cerca de una hora y media.

El espacio abierto que abraza el edificio de Moneo se abarrotó, cantó, saltó y bailó al ritmo de un Jean que comenzaba su particular enaltecimiento de la 'masa' justo después del ya tradicional 'abucheo' al regidor municipal -hoy alcaldesa- de turno que toma la palabra -breve palabra- desde los no menos abarrotados balcones. Miles de logroñeses en la plaza y mil -de organismos, asociaciones y entidades diversas y de todos los ámbitos- en el interior de la Casa Consistorial. Una fiesta abajo y arriba con el vino de Rioja bien presente.

Tampoco faltaron los mensajes a pie de calle, donde sendas pancartas aludían al drama de los refugiados con un 'Y nadie en Logroño se siente extranjero' y contra las agresiones sexuales con un 'Contra la violencia machista'. Una plaza, por cierto, blindada según lo anunciado con bloques de hormigón y vehículos policiales en los accesos como parte del plan de prevención y protección antiterrorista tras los últimos atentados yihadistas con vehículo en Cataluña.

Ajeno a ello, el inicio de las fiestas volvió a ser un cohete limpio, lo que hizo posible que en el espacio abierto se mezclase gente de todas las edades y los festejos fuesen para todos. La plaza del Ayuntamiento era un mar de pañuelos -cada cual con su color- desde minutos antes del 'disparo', los mismos pañuelos que se agitaban en el aire según iba 'in crescendo' el ritmo de la sesión del 'Dj' maestro de ceremonias.

Incluso el sol decidía que el mejor momento para hacer acto de presencia plena era entre las 11.58 y las 12.05 horas. Justo los minutos en los que la plaza presentaba un aspecto lleno 'hasta las banderas'. Música y jaleo para comenzar ocho días que prometen.

Subidón, confetis, globos y griterío... mucho griterío. «Realmente espectacular», en palabras de Alfredo Ruiz, concejal de C's tras su primer cohete que veía disparar desde el balcón -pues el año pasado, como dijo, tuvo que asistir a una boda de inexcusable presencia-.

«Quiero que los logroñeses aprovechen estos días para disfrutar, que olviden los problemas que tenemos cada uno y busquemos lo mejor de nuestro entorno para ser felices», añadía la alcaldesa ya ante los medios de comunicación, concluyendo con una llamada a la «convivencia entre todos» y a disfrutar «de forma sana».

Exalcaldes como Tomás Santos y Julio Revuelta, que aprovecharon para fotografiarse con la propia Gamarra; el diputado socialista César Luena haciendo lo propio junto al portavoz popular en el Ayuntamiento, Javier Merino, con Jesús Ruiz Tutor, edil de Medio Ambiente, captando la foto móvil en mano; miembros del Gobierno de La Rioja, diputados parlamentarios de todos los colores y signos, concejales de la Corporación, distintas autoridades... brindando, conversando, ofreciendo una y mil imágenes.

«Los riojanos siempre nos hemos caracterizado por ser amables y acogedores y así acogemos a quienes nos van a visitar estos días, y así hacemos más Logroño y más Rioja», decía por su parte el presidente de La Rioja, José Ignacio Ceniceros, quien también felicitaba las fiestas «a todos los que tienen que trabajar en ellas».

Y entre el ajetreo de políticos, representantes de distintos colectivos, de prensa, radio, televisión e Internet, los 'otros' protagonistas del cohete junto a la alcaldesa, los Vendimiadores. «Muy emocionados, sin palabras para describirlo», según Natalia Sáez. Y es que, como añadía su compañero Cristian Sarramián, «aunque te lo cuenten, no te imaginas que esto es así, la gente nos ha dado un cariño increíble». Y entre tanta sensación... un deseo compartido. De ellos y de todos. «Que los logroñeses salgan a la calle y disfruten cada segundo».

Logroño y San Mateo bien lo merecen.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos