http://static.larioja.com/www/menu/img/san-mateo-desktop.jpg

Bravura, fuerza y mucha emoción

Las vaquillas hicieron gala de su carácter saltarín y dos incluso superaron la barrera para colarse en el callejón. :: Sonia tercero/
Las vaquillas hicieron gala de su carácter saltarín y dos incluso superaron la barrera para colarse en el callejón. :: Sonia tercero

Las vacas saltarinas de José Arriazu e Hijos ofrecieron espectáculo en una exhibición con obstáculos

PILAR HIDALGO

logroño. No defraudaron las vacas de la ganadería de José Arriazu e Hijos, de Ablitas (Navarra), y ayer ofrecieron en La Ribera el juego (y la emoción) que de ellas se esperan. Un ganado, no en vano, que se caracteriza por su temperamento saltarín y por su fuerza tal y como volvieron a dejar patente un año más sobre el albero logroñés.

La feria matutina de festejos populares rebasó su ecuador con más de media plaza y quizá la mayor afluencia de público en lo que va de sanmateos. El genio de las reses lo merecían. A ellas se midió la pareja de recortadores formada por José Manuel González 'El Poca' y Jaume Orenga, ambos de La Vall de Uxó (Castellón).

Los jóvenes realizaron una exhibición de bravura con obstáculos al estilo levantino, para la cual situaron sobre la arena una pirámide, dos tijeras (una más alta y otra más pequeña) y una trampa o cuadrilátero. Y comenzaron a buscarle las vueltas a 'Granicera', 'Jineta' y 'Papelera' para que escalaran la pirámide, treparan por las tijeras o se internaran en el cuadrilátero.

Las tres reses dieron espectáculo y los especialistas demostraron su buena preparación física. Si bien la vaca siguiente les ponía las cosas algo más difíciles que la anterior. 'Granicera' salió al ruedo con brío y los chicos debieron aguzar los sentidos para esquivar sus embestidas. 'Jineta' se mostró muy brava desde que emprendió el camino desde toriles y repartió sustos en la barrera, ya que intento saltársela varias veces.

'Papelera' también le echó garra y ganas y se lió a arremeter contra uno de los obstáculos. Dado el juego que brindaron, al término de la exhibición tanto 'El Poca' como Orenga y Borja Arriazu, hijo del ganadero, dieron la vuelta al ruedo para recibir los aplausos del respetable.

Aunque los mayores sustos por parte de las reses de la ganadería de Ablitas estaban aún por llegar. Ocurrió en la suelta de vaquillas para los aficionados. La capea la protagonizaron seis animales ante nuevamente un numerosísimo grupo de chavales que se distribuyeron por la arena para hacer sus pinitos con los recortes. Las vaquillas hicieron gala de su carácter saltarín y dos superaron la barrera y se metieron en el callejón para susto de quienes presenciaban el espectáculo desde esta parte.

A una de ellas no le bastó con una y se internó en dos oportunidades. Le dieron emoción a la mañana y el hecho no trascendió a mayores. Cruz Roja informó de que había realizado tres asistencias leves por resbalones y contusiones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos