La Rioja

  Descanso. En el ambigú, también apretados.
Descanso. En el ambigú, también apretados.

La chispa adecuada

  • El Adarraga vibró por el desenlace pero se quedó con ganas de más remates en la final de la feria matea

Todo arde si le aplicas la chispa adecuada», cantaban Héroes del Silencio hace ya dos décadas. En la pelota y, especialmente en el frontón Adarraga, el ambiente eléctrico necesita del alimento de los remates para crear esos momentos únicos e inigualables. Esa es la chispa del incendio en el recinto logroñés. El público de la feria, sea cual sea su procedencia, disfruta con los duelos descarnados en la delantera, pero ayer aprendió también a disfrutar con un pulso de zagueros del que Rezusta salió ganador por su solvencia y seguridad pero en el que Albisu dejó detalles preciosos empañados por errores.

Sin embargo, los focos estaban en Altuna. El joven descarado que el año pasado puso patas abajo el recinto con su triunfo, ayer se fue con siete tantos en el zurrón y seis errores, pero sobre todo la sensación de que no había cuajado el partido que ni él ni el público soñaban.

Pero las expectativas eran tan altas como importante la cita. La final de San Mateo cierra las fiestas de Logroño, el verano de los frontones y da paso a los campeonatos oficiales. Y, además, es una fiesta. Ayer hubo un lleno ya habitual, meriendas, risas, diversión y aplausos, pero tal vez el ambiente fue ligeramente más frío que el de años anteriores. Sólo la emoción final por el desenlace incierto, esa pugna desesperada por remontar de Altuna y Albisu y la también desesperada defensa de Ezkurdia y Rezusta las que subieron el nivel y la temperatura.

Así se cerró una feria con luces y sombras, como todas, pero que tiene en las gradas a sus máximos valedores y responsables. Porque la pelota en San Mateo es su público. Y con el frontis del Adarraga ya arreglado y aseado, mejor que mejor para seguir disfrutando de una feria de primera.