La Rioja

Los buenos tiempos volvieron

Javier Andreu durante el concierto de La Frontera en la plaza del Mercado, con Tony Marmota a la derecha. :: JONATHAN HERREROS
Javier Andreu durante el concierto de La Frontera en la plaza del Mercado, con Tony Marmota a la derecha. :: JONATHAN HERREROS
  • El Parrilla Rock dejó buenas sensaciones con los conciertos de Rack, The Wildborns y Fake Teddy

  • La Frontera pone la guinda a la programación musical de San Mateo con un buen directo

Siempre tendrá mucho más mérito el trabajo original que una copia, por muy buena que sea esta última. No cabe duda de que hasta para imitar hay que tener cierto talento pero, ante la duda de un grupo tributo, siempre será mejor la capacidad de inventiva de una banda original. Aunque su verdadero momento lo viviera hace la friolera de 30 años. Así fue con La Frontera, al final, la revelación del programa musical de San Mateo gracias a un concierto magnífico que puso la guinda a las fiestas de Logroño.

La plaza del Mercado se llenó de nuevo en la noche del sábado para disfrutar, si no ya del rockabilly, del rock a secas de la banda que formaron y lideran Javier Andreu y Tony Marmota. Ha habido cambios en la estructura del grupo, pero con la incorporación del maravilloso guitarrista Harry Palmer hay que decir que la música incrementa su intensidad y calidad, además de su ritmo.

Probablemente el de La Frontera haya sido el mejor concierto de San Mateo este año. Y no cabe duda de que su espectáculo mereció el escenario grande de la plaza del Ayuntamiento. Porque lo hicieron tan bien que no se les puede acusar de estar pasados de moda. Esa es la verdad. Ver a un grupo así, haciendo bien lo que saben hacer bien, es realmente un placer.

La actuación comenzó puntual y se alargó más de una hora y media. Arrancó con acierto, con la fuerza de canciones como 'Siete calaveras' y 'Juan Antonio Cortés', y el repertorio repasó toda la discografía de la banda, desgranando clásicos como 'La ley de la horca', 'El límite', 'Cielo del sur', 'Si el whisky no te arruina, las mujeres lo harán'. hasta llegar a la recta final del directo, para la que guardaron los éxitos 'Volverán los buenos tiempos', 'La traición' y 'Viva Las Vegas'. Quién no se confiesa al menos un poco rockabilly después de un concierto así. Sin duda, La Frontera provocó, al menos durante casi dos horas, que los buenos tiempos volvieran otra vez.

No fue lo único destacado de la jornada. En el centro cívico Madre de Dios prometía la velada de rap con Área G y Perro Lobo programada por la peña La Vendimia pero, pasadas las 22.20 horas, el antiguo convento permanecía cerrado a cal y canto, con los músicos y sus seguidores esperando fuera a que alguien les abriera la puerta. Al final lo hicieron, pero con mucho retraso.

El Espacio Peñas 2.0 apostó por una noche electrónica con tres DJs que arrancó pronto con Mario Dub y con muy poco público, aunque el recinto acabó llenándose con Red Bull y Pipo, aunque fuera a base de música discotequera como el 'Si tú te vas' de Enrique Iglesias.

La otra agradable sorpresa fue la que ofreció el Parrilla Rock, ya no sólo por la calidad de los grupos riojanos Rack y Fake Teddy, también por la del invitado, The Wildborns. Rack abrió con un estilo que recordó a The Wallflowers, con el macaco de peluche triunfador en esta fiestas colgado del micrófono. The Wildborns ofreció un buen rock en buena parte instrumental con derivaciones hacia el 'garage' y el surf. De hecho, interpretaron la canción 'A la mierda' de Los Coronas, aunque fallaron impostando la voz de Joe Cocker para cantar 'You can leave your hat on'. A pesar de eso, dejaron buenas sensaciones. La calidad de Fake Teddy, la banda que cerró la noche, ya se conoce. Presentaron su disco 'Nowhere, now, here' y alguna otra canción nueva.