La Rioja

Víctor luchará por el vino, pero no Gorka

  • El Desafío Domus Dei llega esta tarde como previa a la final del torneo de San Mateo con un cartel lleno de cambios

La feria de San Mateo vive hoy esa jornada de transición entre la última de las semifinales del torneo y la disputa por el título que, en los últimos años, las empresas han completado con el denominado 'Desafío del vino'. Domus Dei, bodega del Grupo La Navarra, pone los caldos y los pelotaris, el sudor y las ganas de llevárselos. La empresa que venza en dos de los duelos (18.00 horas, ETB1), se repartirá las cajas.

Respecto a lo anunciado en la presentación de la feria hace apenas quince días, habrá un notable baile de nombres causado por gajes de la sobreabundancia de partidos y también por decisiones de las empresas, que hasta última hora de ayer no confirmaron a los pelotaris en liza.

Para el público riojano, la baja más sonada será la de Gorka, que acabó con las manos bastante castigadas tras el duelo del miércoles. El delantero ezcarayense ha tenido que renunciar al manomanista que iba a cerrar la tarde. De esta forma, el programa concluirá con un Jaunarena-Laso a todo frontón que, a priori, cuenta con menos alicientes.

En el primer encuentro, dentro del cuatro y medio, se mantiene Elezkano II como abanderado de Aspe y entra Oinatz Bengoetxea, por parte de Asegarce. El de Leiza iba a jugar el estelar de parejas (su único de la feria, poco para un hombre acostumbrado a los partidos importantes) pero ni eso podrá en una situación cada vez más complicada para el navarro.

La salida de Gorka se palía con la entrada de Víctor, que formará pareja con Beroiz para medirse a Mendizabal III y Barriola. Urrutikoetxea tampoco será de la partida y deja un festival irreconocible.

También la promotora eibarresa tuvo que aguardar hasta ayer para elegir al sustituto de Irribarria y Altuna, los dos nombres que barajaban para este encuentro. Las manos del joven campeón manomanista también sufren por la acumulación de partidos mientras que el segundo está clasificado para la final, al igual que Ezkurdia, otro de los candidatos. Mendizabal ha sido la única opción disponible.

Tarde rara y que ya huele a la pólvora de la traca final del domingo, pero que tendrá televisión en directo e intentará mantener la atención del público que concitó pasado año. Entonces, con el frontón casi lleno, y un estelar de campanillas: Berasaluze y Untoria frente a Irujo y Merino II. En esta ocasión, el cartel cojea más, pero también es la penúltima oportunidad de ver pelota en San Mateo y el sábado, festivo, puede llenar las gradas de jóvenes (y no tan jóvenes) dispuestos a disfrutar de una tarde entretenida con la pelota como hilo conductor.