La Rioja

Entre vacas reina el entretenimiento

Una de las dos vaquillas que ayer aterrizaron en el callejón inicia el 'despegue'. :: Díaz uriel
Una de las dos vaquillas que ayer aterrizaron en el callejón inicia el 'despegue'. :: Díaz uriel
  • La Ribera gozó con encierros simulados, reses revoltosas y un atrevido corredor

La tercera mañana de vaquillas en La Ribera resultó de lo más entretenida. Aunque antes de que ayer los más pequeños de la casa invadieran el albero, la plaza de toros de Logroño guardó un respetuoso minuto de silencio en memoria de la joven fallecida en el gravísimo accidente de Adradas (Soria).

Luego se apoderó el buen humor del coso taurino gracias a la osadía que demostraron los niños corriendo un encierro de reses simuladas. Salieron centenares a la arena y cumplieron con el ritual como profesionales. Primero calentaron y después pidieron protección por partida doble con el periódico en la mano. En principio, a San Mateo; pero por si las moscas, también a San Fermín.

Aunque pronto se vieron sobrados de fuerzas y algunos no tardaron incluso en atreverse a llevar ellos mismos los carretones.

Como recuerdo de su magnífica actuación en las fiestas mateas, toda la chavalería posó con el concejal de Festejos, Miguel Sáinz, y los Vendimiadores del 2016, Jesús Javier González y Leire Calvo, para una gran foto conmemorativa.

La segunda parte de la mañana la protagonizaron las vaquillas de la ganadería de José Arriazu. Dos de ellas rebasaron en varias oportunidades la barrera y asustaron a los que tranquilamente veían las carreras desde el callejón. Hasta entonces como protagonista de la jornada se había erigido un joven que con su simpática intervención estaba desatando risas entre el público. El chaval no se había puesto cinturón y cada vez que reclamaba a la vaca y el animal lo buscaba (cosa que estaba sucediendo de forma repetida, ya que fue el corredor más activo), se le caían los pantalones e iba luciendo calzoncillos grises.

Ese fue el punto amable de la matinal. Peor sentó saber que el vencedor de la semifinal para el Campeonato de España de recortadores, Eusebio Sacristán 'Use', que sufrió el pasado domingo una aparatosa cogida en Logroño, tiene finalmente dos costillas rotas. Por fortuna, el parte de incidencias acabó ahí. Cruz Roja sólo realizó ayer una asistencia leve por un rasponazo.