La Rioja

El albero se llena de piruetas y acrobacias

Vergonzeanne realiza un salto del ángel :: sonia tercero
Vergonzeanne realiza un salto del ángel :: sonia tercero
  • El dúo galo, el mejor del momento a escala mundial, dio muestras de su valentía ante las reses y de su extraordinaria condición física

  • La Ribera acogió una exhibición de saltos con los franceses Simon Raunier y Guillaume Vergonzeanne

La Ribera se puso ayer en pie para agradecer el espectáculo de valentía y extraordinaria condición física que ofrecieron los franceses Simon Raunier y Guillaume Vergonzeanne. Estos jóvenes de Dax están considerados el dúo de saltadores más en forma a nivel mundial, lo que les ha llevado a ofrecer demostraciones de salto en las plazas más importantes de ambos lados del Atlántico.

El segundo matinal de vaquillas en el coso de Logroño vibró con las acrobacias de estos chicos, que le plantaron cara a una vaca y a un novillo con saltos de muy variado tipo y de una ejecución técnica impecable.

Que si un salto del ángel, una dificilísima rondá mortal, un salto de rodillas... Nada se le ponía por delante a esta pareja taurina, pese a que Guillaume todavía tiene reciente en la memoria la gravísima cogida que sufrió en invierno en el coso de Aguascalientes (México), donde el embite de una res le costó una conmoción cerebral.

Ayer estos saltadores disfrutaron en Logroño y Logroño disfrutó con ellos. Con ellos y con Sergio Valle, quinto clasificado el pasado lunes en la semifinal para el Campeonato de España de recortadores, y quien acompañó a los galos en la exhibición de saltos.

El ejercicio exige adivinar los movimientos y la rapidez con que se va a desplazar el animal; además de un derroche de agilidad. El tendido lo valoró aplaudiendo con ganas durante la vuelta al ruedo.

Luego salieron varias vacas para entretenimiento de los aficionados de la capital riojana a las carreras populares. Cruz Roja informó al término de que había atendido a dos chavales por contusiones leves, una de ellas trasladada al hospital San Pedro.