La Rioja

fotogalería

El grito unánime de los niños en el parque de La Cometa. / M. HERREROS

El niño eterno afila de nuevo la estaca

  • Gorgorito retorna a San Mateo con sus clásicos espectáculos que arrancaron ayer en el parque de La Cometa

Abrió el telón y la chiquillería supo que San Mateo había comenzado. Gorgorito se asomó al teatrillo de la plaza de La Cometa para saludar a «todos mis amiguitos de Logroño» y confirmó que, como cada año desde hace décadas, su presencia inaugura las fiestas de los más pequeños.

Para el estreno eligió la obra 'Fito, el perro de Gorgorito'. Aunque ya avisó que cada día no será en el mismo emplazamiento ni un único espectáculo. Girará por toda la ciudad, con las historias de siempre y alguna de nuevo cuño. Con el ogro Dientes Largos acechándole unas veces y «una secta de chinos malosos» otras tardes. En un África plagada de caníbales; en un Oeste con indios temibles. Y en todas ellas, el espíritu redentor que acompaña al niño eterno aferrado a su estaca.

Ayer le tentó la Bruja Ciriaca, como siempre. Y los niños gritaron como nunca. Cuando durmió al animalillo con un hueso de cloroformo. Y cuando al primer embate que parecían haberla dejado grogui se levantaban por detrás para atraparlo. «¿Por qué gritáis? ¿Habéis visto algo?». Olé, olé y olé. Parapapapá. Jojojojo. Gritad todos con él: té, chocolate y café. Gorgorito ya está aquí.