La Rioja

52 figuras para las bodas de plata

Foto de familia de los Vendimiadores desde 1991 junto a los diferentes miembros de la Corporación unos minutos antes del disparo del cohete anunciador. :: sonia tercero
Foto de familia de los Vendimiadores desde 1991 junto a los diferentes miembros de la Corporación unos minutos antes del disparo del cohete anunciador. :: sonia tercero

Hubo sanmateos en los que no había Vendimiadores. No estos, precisamente, donde ayer se daban cita hasta 42 de los 52 que han ostentado el 'cargo' desde su creación en 1991 para el acto de reconocimiento organizado por el Ayuntamiento y con el que Logroño quiso celebrar las bodas de plata de su creación coincidiendo con el disparo del cohete anunciador.

25 años en los que quienes desde entonces ponen 'rostro' a las fiestas de la Vendimia «se han convertido en una seña de identidad de nuestra ciudad, en nuestros representantes no sólo en fiestas sino durante el resto del año». Así lo quiso hacer ver la propia alcaldesa, Cuca Gamarra, quien junto al resto de la Corporación municipal -y concejales de Festejos de pasadas legislaturas como Eugenio de la Riva y Pedro Muro-, fueron anudando un especial pañuelo conmemorativo al cuello de ellos y de ellas.

Los hoy reconocidos y consolidados Vendimiadores, tal y como se encargó de recordar el presentador del acto -Jorge Gómez, compañero de Radio Rioja (SER)-, «no siempre han existido». Logroño eligió entre 1957 y 1978 a una Reina con sus correspondientes Damas, que en 1979 se convirtió en Vendimiadora Mayor, manteniendo su 'corte', hasta que en 1991 se instauró definitivamente la figura de los Vendimiadores, incluyéndose el representante masculino.

Gamarra aprovechó para destacar tal hecho manifestando en su discurso que «con tal decisión se dio un paso hacia la igualdad» entre hombres y mujeres en la ciudad. Un paso que, en general, no viene sino a reforzar una figura «tan ligada a la esencia de nuestra tierra, al vino y a la vendimia, una actividad que como cada año volverá a repetirse en todas las zonas de La Rioja para producir el producto que nos ha hecho conocidos universalmente a los logroñeses y a los riojanos».

El acto, sencillo pero entrañable, dio cita a vendimiadores y familiares, que abarrotaron un plenario que se dejó llevar por los aplausos en varios momentos, muchos de ellos con Jesús Javier González y Leire Calvo -Vendimiadores 2016- como protagonistas.

«Uno no deja de ser Vendimiador nunca», dejaron claro entre otros Omar Echaurre -nombrado en el 2008- y Clara Tejada -de 1994-, quien en su año estuvo acompañada por Ángel Blasco, tristemente fallecido al año siguiente, y cuyo pañuelo fue recogido por su hermano «en su honor y su memoria» en uno de los momentos más emotivos.