La Rioja

Un cohete, Fonsi y la que se armó en el Ayuntamiento

Manos arriba, esto es un cohete y un principio de fiestas. :: justo rodríguez
Manos arriba, esto es un cohete y un principio de fiestas. :: justo rodríguez
  • Con la plaza a rebosar, el cohete fue el primer gran acto multitudinario de los muchos que vendrán estos días

logroño. Tantas expectativas en ese momento único, el del estallido del cohete. Tantas ganas de que esa explosión sea la puerta de algo mayor, enorme. Y esta vez tampoco hubo que esperar gran cosa. La alcaldesa, Cuca Gamarra, fue práctica y, para ahorrarse el cabreo general que se suele generar cuando se alarga, fue brevísima en su intervención. Así, consiguió unos vivas a Logroño y a San Mateo más coreados que nunca. Encendida la pólvora, la locura. Y la música, que hasta entonces no había sonado. Salió el DJ Fonsi Nieto y los juveniles de primera línea levantaron los brazos y se dejaron llevar por el ritmo que marco el pinchadiscos. ¿Los juveniles? No sólo ellos. También los maduritos porque, sobre todo al principio, hizo concesiones para todos los públicos. Los globos blancos y granates en manos de los voluntarios salieron por los aires y enormes balones de varios colores rodaban sobre las cabezas de los congregados. No hubo prisa por salir de la plaza. Allí se quedó el personal (y había mucha, mucha gente) durante un buen rato alentado por el chum, chum musical.

Las peñas colocadas bajo los soportales, a su historia, pusieron enseguida a las charangas a tocar y así pudieron iniciar el trotecillo que tanto les gusta. Pero no hubo interferencias, cada cual pudo estar al son que prefería. También se pudo ver una pancarta de tamaño notable que lucía 'Bienvenidos refugiados. Y nadie en Logroño se siente extranjero'. Después, sus portadores se la llevaron puesta a los demás sitios de la ciudad que fueron recorriendo. Por otro lado, este año se echó en falta a los Gigantes y Cabezudos bajo las ventanas de la casa consistorial.

Tintes y rotuladores

Con la pólvora por los aires, quedaron atrás ratos de preparativos intensos. Hacerse unas camisetas para la ocasión cuesta lo suyo. Tutoriales, tintes, rotuladores, confección más o menos esmerada... Incluso hubo quien se fabricó disfraces en toda regla. ¿Que están de moda los 'cazafantasmas'? Pues eso.

Y desde primera hora -porque algunos tiraron su particular chupinazo bien temprano- los hubo aprovisionándose a juzgar por los botellones que se pudieron ver en unos cuantos emplazamientos céntricos de la capital, algunos justo al lado del recinto acotado para 'el cohete limpio'. Junto a las puertas del Ayuntamiento, en una zona que además está cubierta, ideal para el rato que cayeron cuatro gotas, había una concentración notable y de lo más animada por las voces que se daban.

Si dentro del recinto, junto al escenario, se vio alguna bota funcionando a modo de aspersor y, por tanto, de allí salió alguien calado, la zona del Sagasta, aunque quedó de lo más decorada por restos de botellas, lució menos harina y huevos que en otras ocasiones en las que la misma calzada quedaba albardada.

Pero con el cohete en el cielo se abrieron mil posibilidades, algunas de las cuales ya serán una realidad y otras muchas podrán serlo en los muchos días festivos que quedan por delante.