La Rioja

La Ribera anhela disfrutar con el toreo

Morante, al natural el año pasado en La Ribera. ::
Morante, al natural el año pasado en La Ribera. :: / JUSTO RODRÍGUEZ
  • Comienza una feria con las máximas figuras y las novedades pero con la incógnita del toro, gran juez y señor de la fiesta

Comienza la Feria Taurina de San Mateo con una corrida de Victorino Martín, las legendarias reses de la 'A' coronada, el único renglón ganadero que se sale del habitual relato del encaste habitual de Domecq (y sus múltiples desinencias) en este abono y en la mayor parte de los ciclos taurinos de España y Francia. Llegan los 'victorinos' y lo hacen, sobre el papel, con tres toreros que no ocupan los espacios de élite del escalafón pero que tienen un notable conocimiento de la forma tan especial de embestir que tienen los cárdenos. Abrirá la feria Curro Díaz, de Jaén y apoderado por Joxin Iriarte, presidente de la Comisión Taurina de Azpeitia. Curro es veterano y estilista, un torero de una pieza que debutará en Logroño abriendo camino a otros dos matadores bien diferentes: 'El Cid' y Paco Ureña. El de Salteras viene tras indultar a un 'Adolfo' en Santander y el murciano en su mejor temporada tras cuajar una gran feria de San Isidro y una más que notable temporada. Es un cartel para aficionados y se espera mucho de la corrida inaugural del ciclo mateo. A partir de ese momento, la feria entrará en la dinámica de las figuras, cuatro tardes en las que se anuncian los principales y en las que sólo va a repetir Diego Urdiales, que el año pasado logró dos puertas grandes en La Ribera, todo un hito. Y para comenzar, el domingo se vivirá una de las funciones más esperadas con Morante, Julián López 'El Juli' y el arnedano. Los toros serán de Vellosino, la misma ganadería que ha acompañado al de la Puebla es sus dos anteriores comparecencias en La Ribera. Cuando Óscar Martínez 'Chopera' desveló que serían los 'vellosinos' los toros de este festejo los periodistas y aficionados que asistieron a la rueda de prensa fruncieron el ceño. ¡Otra vez!

Vellosino es una divisa corta, heredera del hierro de Manuel San Román, una ganadería a la que José Tomás le cortó dos orejas en La Manzanera con una sensacional faena al natural, pero un hierro poco contrastado que como ha demostrado en Logroño en sus anteriores comparecencias ha estado por debajo del límite en juego y presentación. 'Chopera' aseguró en la presentación que la corrida de este año es «seria».

Morante llega a La Ribera en un año parco en corridas y triunfos, en un año irregular con varias tardes excelentes (Sevilla, Lisboa y la primera de Valladolid) y unas cuantas para el olvido, como las de Bilbao, Málaga y la segunda del coso del Pisuerga, donde protagonizó uno de los momentos más estrafalarios de la temporada. Pero Morante es Morante y nada se puede decir a priori porque es capaz de lo más inaudito.

'El Juli' viene en un año cargado de triunfos -como siempre- aunque con los matices de un inicio de temporada sin demasiado relieve en cosos como Madrid y Sevilla pero con un verano en su línea con las dos orejas de Illumbe y Valladolid ante José Tomás. Julián ha retorcido su toreo sacrificando la estética por la largura y el dominio. Es una de las referencias del toreo contemporáneo y casi siempre se le ha dado muy bien la plaza de Logroño. Cierra la terna Urdiales en un año en el que no se han consumado las expectativas marcadas al principio de temporada pero que renació en tres tardes muy importantes: Vitoria, San Sebastián y especialmente Bilbao, donde volvió a abrir la Puerta Grande con una magistral faena a un toro de Alcurrucén.

El lunes el mayor atractivo es Talavante, quizás el torero más en forma del escalafón en un año mágico. Ponce abre para ver si puede abrir la puerta grande y Perera intentará confirmar su gran segunda parte de la temporada. Los toros de El Pilar casi siempre han funcionado en Logroño, como los de Jandilla del día 20, con la mixtura de Hermoso de Mendoza y el duelo de Roca Rey y López Simón.

La feria terminará el día de San Mateo con el 'mano a mano' entre Urdiales y Castella conmemorativo de la gran tarde del año pasado. Todo lo marcarán los toros de Fuente Ymbro, que llevan una temporada muy preocupante.