La Rioja

El teatro de los sueños

Así luce el frontón Javier Adarraga días antes de comenzar la Feria de San Mateo.
Así luce el frontón Javier Adarraga días antes de comenzar la Feria de San Mateo. / JUAN MARÍN
  • El frontón Javier Adarraga se prepara para acoger la mejor feria de pelota del verano

  • Este verano se ha mejorado el frontis y se han ultimado los detalles para albergar la disputa del torneo de San Mateo

Este domingo Tainta o Ugalde, según cuál sea el color de la chapa que lanzan al aire los jueces para sortear el saque, pondrá la pelota en juego en el primer partido de la Feria de San Mateo. Por delante, ocho días de intenso sabor a vino, chuletillas, toros, fuegos y pelota. Sobre todo pelota. El frontón Javier Adarraga ultima los detalles para acoger de domingo a domingo la mejor feria del verano. Las empresas lo saben y han hecho un esfuerzo especial para mezclar sus pelotaris y armar parejas inéditas hasta el momento.

El Adarraga se convierte durante ocho días en el epicentro mundial de la pelota (tan exagerado como cierto). Cánticos de ánimo, aplausos en el saque del tanto 21, bocadillos, pañuelos y gradas llenas. Feria de San Mateo.

Para el buen desarrollo de la Feria de San Mateo, tan importante es que los pelotaris estén acertados y el material acompañe, como que el escenario esté en las mejores condiciones para la práctica del deporte de la pelota.

Por ese motivo, el frontón Javier Adarraga convive durante estos días entre los últimos entrenamientos de los pelotaris y la puesta a punto de la instalación. Son muchos detalles los que se deben tener en cuenta: limpieza y mantenimiento de las butacas, infraestructura para la retransmisión de la televisión, el correcto funcionamiento de los servicios, venta de entradas...

Y por encima de todas esas cosas: el frontón. El lugar donde se va a desarrollar el espectáculo tiene que estar en consonancia con la trascedencia de la Feria.

Desde la dirección general de Deportes se ha puesto todo el mimo del mundo para que el frontis y la cancha del Adarraga esté perfecta. Son los anfitriones y no quieren ningún problema en una instalación que será escrutada con mucha atención por todos los aficionados que acudan a ver la pelota.

Durante este verano el frontón Javier Adarraga ha sufrido un profundo lavado de cara en el que el Gobierno regional ha invertido un total de 272.400 euros para renovar el frontón, las piscinas y las pistas de atletismo.

Después de las obras del verano los pelotaris que suelen utilizar el frontón se muestran tranquilos. La pelota sale del frontis sin hacer extraños, se han quitado imperfecciones y pequeños agujeros y la pelota bota con normalidad. No se han experimentado sorpresas negativas de última hora.

De esta manera, el frontón Javier Adarraga se encuentra preparado para meterse de lleno en la vorágine matea. Ocho días de feria, 24 partidos (22 de ellos de parejas y dos del Cuatro y medio correspondientes al desafío Domus Dei), un Torneo con seis parejas (cuatro de ellas mixtas, un pelotari de cada empresa) y miles de aficionados abarrotando las gradas.

Renovación constante

En realidad, frontón Adarraga y obras son dos conceptos que han convivido unidos durante los últimos años. En el año 2003 ya se realizaron obras para pulir el suelo y acondicionarlo. En diciembre del año siguiente ya se hablaba entre los aficionados del retraso que acumulaban las obras previstas en el frontón. El cambio de la techumbre de la instalación fue una de las intervenciones que se realizaron. Minimizar los riesgos de goteras y el impacto solar sobre la cancha era el principal objetivo. Después de medio año de obras, coincidiendo con las fiestas de San Bernabé, el frontón recuperó la actividad deportiva con un festival de pelota.

La instalación del Javier Adarraga no solo ha sufrido el 'maquillaje' por dentro. También el exterior del frontón experimentó una gran mejoría en el año 2015: Ordenamiento de las plazas de aparcamiento del exterior y del acceso peatonal. No en vano, es una de las zonas más visitadas durante las fiestas de San Mateo.

Los días más delicados en el Adarraga se vivieron el pasado verano, cuando se cambiaron la chapa superior y la inferior, se cambió el frontis y la pared izquierda. Sin embargo, también se intervino en el suelo a pesar de que no estaba previsto. Primero sorpresa y luego contrariedad en los protagonistas.

Durante la elección de material para la feria los intendentes de las dos empresas, Beloki (Asegarce) y Alústiza (Aspe) reconocieron que se había cambiado «lo mejor» que tenía el Adarraga, «el mejor suelo de profesionales».

Las obras obligaron a los responsables de mantenimiento del frontón a esmerarse al máximo para que no afectaran al desarrollo del juego. Finalmente la feria transcurrió sin problemas y no hubo quejas sobre la cancha. Merino II y Altuna III se llevaron el triunfo en una final de infarto que se decidió en el último tanto, con una milimétrica dejada del delantero de Amézqueta a la que Olaizola II (que jugaba con Urrutikoetxea) no llegó.