La extraña tradición de «podar» el arco de San Bernabé

Gran cantidad de logroñeses arrancan de nuevo el boj que recubre la estructura colocada frente al antiguo Ayuntamiento

LA RIOJA

Se ha convertido en una extraña tradición el hacerse con alguna de las ramas de boj que adornan el arco de San Bernabé que se coloca en la calle Portales, frente al antiguo Ayuntamiento de Logroño.

Es una costumbre incívica que algunos han convertido ya en habitual en los últimos años. El arco queda desnudo por sus patas pocos minutos después de que la procesión del 11 de junio pase por allí y que la alcaldesa dé el primero de los tres banderazos.

Y no pasa antes porque el Consistorio logroñés mantiene vallados los pies del arco para evitar la 'poda' antes de la tradicional procesión.

Esta mañana, en apenas un rato, muchos se han hecho con sus ramas, subiendo a la estructura metálica, dejando a la vista buena parte del armazón del arco hasta una altura a la que prácticamente hay que trepar para arrancar alguna rama.

A saber a qué se destina el botín obtenido, pero basta con mirar las papeleras repletas de ramas junto al lugar para entender que unos cuantos primero arrancan y luego piensan...

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos