Reviviendo un victorioso pasado

Representación. En Jesuitas se recrearon los principales actos festivos. ros/ J. HERRE
Representación. En Jesuitas se recrearon los principales actos festivos. ros / J. HERRE

Los logroñeses salieron ayer a las calles del Casco Antiguo para recordar su historia entre artesanos y personajes de época

P. HIDALGO

Logroño dio en la tarde de ayer un salto a 1521, aunque instalado en el siglo XXI. Animados por las agradables temperaturas, los logroñeses de la actualidad se echaron a las calles de un Casco Antiguo engalanado con estandartes y banderolas de otro tiempo para pasear entre personajes renacentistas.

Estos se movían por el entorno de las plazas del Mercado y de la Oca, donde un buen número de artesanos expusieron toda su amalgama de productos: desde quesos a vinos, pasando por cremas, ropa o bisutería. Toda una tentación para el paladar y para el bolsillo; mientras los más pequeños se entretuvieron junto a los juegos dispuestos en mesitas en el entorno de La Redonda.

Algunos buscaban el aspecto más lúdico. En cambio, otros niños escucharon en la plaza de las Escuelas Trevijano el relato en el que se les recordó que 'con pan, vino y peces se vence a los franceses'.

Fue una forma de conocer la historia de Logroño. Aunque los alumnos de los colegios de Escolapios y Navarrete El Mudo ya tenían la lección aprendida desde por la mañana, de la mano del colectivo que agrupa a los recreadores. La Asociación Héroes del Revellín les contó, mediante representaciones y explicaciones, los pormenores del asedio que vivió Logroño en 1521.

Si en aquel tiempo los logroñeses demostraron una valentía fuera de toda duda, ayer a muchos adultos congregados junto a la iglesia de Santiago les admiraron los movimientos imposibles de una acróbata. También en honor a sus méritos, la Cofradía de San Bernabé entregó ayer el galardón de cofrade de honor al Centro Riojano de Madrid, y el de cofrade colaborador al Bar Tolmay.

Las fiestas de San Bernabé exaltan el orgullo de ser de Logroño, tras la victoriosa defensa de 1521. Sin duda, la mayor manifestación de ese sentimiento es la que decora con la bandera de la ciudad multitud de balcones del Casco Antiguo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos