La Rioja

Reparto de pan y peecs bajo la lluvia
Reparto de pan y peecs bajo la lluvia / Justo Rodriguez

Peces 1 - Lluvia 0

  • El mal tiempo no puede con la tradición del pan, el pez y el vino en Logroño

Un poco más tarde de lo habitual, vigilando el cielo y atentos a la predicción, ya que Logroño está hoy en alerta por lluvias y tormentas, los logroñeses han acudido un poco más tarde de lo habitual pero no se han dejado amedrentar (esta vez por el tiempo: en 1521 por los franceses) a la Ofrenda del Pez.

El Cofrade Mayor de la Cofradía del Pez, Alejandro Bezares, reconocía, en declaraciones a Europa Press, cómo a las 10 de la mañana se temían lo peor al ver cómo la cola de ciudadanos esperando su parte de la ofrenda era menor que otros años.

Y es que el día hoy había amanecido con unas lluvias, fuertes, continuación de las que, ayer, acompañaron todo el día y no respetaron la Ofrenda Flores. Pero hoy, poco antes de la Ofrenda del Pez, San Bernabé había dejado de ser meón.

Así, poco a poco, el entorno del Revellín se ha ido llenando de ciudadanos que darán cuenta, y con gusto, de las 30.000 raciones de pan (este año con quinientas unidades para celíacos), alevines de trucha y vino de la tierra.

Como manda la tradición, los cofrades acuden cada 11 de junio, y así lo han hecho hoy, a la Iglesia de Santiago para empezar el día a las 8:00 de la mañana, en una misa que es, también, recuerdo de las reuniones que, en tal lugar, tenían los ciudadanos con Vélez de Guevara.

Era el 1521 y los logroñeses resistieron el asedio comiendo, dice la tradición, lo que ahora se ofrece. Tras la misa, los cofrades dan cuenta de unas migas, para coger fuerzas y comenzar, a las 10:00 de la mañana, a freír peces para sus conciudadanos.

La cocina improvisada ha reunido hoy cuarenta cofrades que, con familiares, hacían 150 personas encargadas de que todo salga bien hasta el momento en el que las máximas autoridades, tras terminar la procesión de los 'banderazos' darán cuenta, ellos también, de su ración de ofrenda.