La ronda sur se licitará el año que viene

La ronda sur se licitará el año que viene

Gamarra se felicita por los "cumplimientos" en torno a "una infraestructura estratégica para la ciudad" | La actuación comprende siete enlaces nuevo y un presupuesto de más de 146 millones

LA RIOJALogroño

La alcaldesa de Logroño, Concepción Gamarra, ha anunciado hoy que, "gracias a todos los cumplimientos del Gobierno de España", las obras de la ronda sur se licitarán en 2018 para la ejecución de "una infraestructura estratégica para la competitividad de la ciudad y la movilidad sostenible en la misma".

Gamarra ha analizado, en una rueda informativa, "los compromisos con la ciudad de Logroño" anunciados ayer, día trece, por el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, durante su visita a la capital riojana, referentes a la aprobación del proyecto de construcción de la ronda sur, cuyo trazado se apoya en la AP-68.

Una infraestructura que ha definido como "estratégica" para la competitividad de Logroño porque "conecta con las principales vías de comunicación con el resto del país"; y fundamental para "estructurar el modelo de ciudad, garantizando un crecimiento cohesionado y sostenible".

De la Serna, ha recordado la alcaldesa, confirmó la aprobación del proyecto de la ronda sur, el pasado 27 de noviembre, y el inicio "de manera inminente" del proceso de expropiaciones, encargado a la empresa de ingeniería Ineco, el uno de diciembre.

Además, ha asegurado que ya han comenzado las conversaciones con la concesionaria de la autopista para "abordar las bonificaciones de los tránsitos durante la vida útil que aún queda de concesión, para lo que se estima la suma de otros 120 millones de euros al importe global de la inversión, que asciende a los 146 millones de euros

Siete + 1 enlaces

Con este proyecto se logrará convertir la autopista AP-68 entre Arrúbal y Navarrete en Circunvalación de Logroño, libre de peaje y funcionando como alternativa al eje de la N-232 y la LO-20. Implica la implantación de nuevos enlaces, además de los ya existentes, como garantía de permeabilidad para la ciudad y de conectividad con las redes viarias tanto del Estado como las del Gobierno regional.

El trazado comprende un total de 29,2 kilómetros correspondientes al tronco de la A-68 entre Arrúbal y Navarrete. De este a oeste discurre por los términos municipales de Murillo de Río Leza, Agoncillo, Arrúbal, Logroño, Villamediana de Iregua, Lardero, Navarrete y Fuenmayor.

Se plantea el diseño y remodelación de ocho enlaces, siete neuvos y uno que ya está construido, el de Recajo. Serán, en concreto, la Conexión 1, el tramo tiene su origen en el kilómetro 386,5 de la N-232, punto a partir del cual se definen los ejes que la enlazan con el tronco de la actual autopista AP-68; y el Enlace de Arrúbal, a la altura del kilómetro 2+600 del eje de la autovía (km 146,7 de la AP-68).

También se contemplan el Enlace de Agoncillo, a la altura del p.k. 5+900 (Km 143,3 de la Autopista AP-68), donde se plantea la eliminación del área de peaje actual, así como la remodelación de la intersección existente en el enlace con la N-232; y el Enlace de Recajo, en el p.k. 10+700 (Km 138,2 de la AP-68).

En quinto lugar, se hará el Enlace con LR-250, en el p.k. 17+750 (Km 131,3 de la AP-68), que permitirá la conexión con el Hospital San Pedro y con el polígono Industrial La Portalada, así como con la zona este de Logroño a través del viario existente; y el Enlace de acceso a Logroño y Lardero/N-111, a la altura del p.k. 21+450 (km 127,5 de la AP-68). El trazado actual de la N-111 en su cruce con la AP-68 se modifica para situar el nuevo enlace de acceso a Logroño y Lardero desde la nueva A-68.

Por último, se contempla la Conexión 2, a la altura del km 123 de la actual AP-68, a partir de la que el trazado abandona las calzadas de la autopista para discurrir en nuevo trazado; y el Enlace A-12/Variante de Fuenmayor, en el p.k. 29+171, coincidiendo con la actual conexión entre la autovía A-12 y la LO-20, se plantea el enlace final del tramo conectando con la N-232 en el inicio de la futura variante de Fuenmayor.

El proyecto ahora ya aprobado contempla la ejecución de un total de 30 estructuras a lo largo de los 29 kilómetros. En concreto: 12 pasos superiores y 15 inferiores, además de 3 muros de contención y la reposición de 48 caminos agrícolas.

La nueva vía posibilitará separar los tráficos de paso de los interiores de la ciudad, "cubriendo el objetivo de fluidez y seguridad que fundamenta nuestro modelo de movilidad sostenible". "Una ciudad cohesionada internamente pero también comunicada con el exterior, como garantizan los enlaces estratégicamente diseñados para dar servicio a Logroño", ha subrayado Cuca Gamarra.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos