PSOE y Cs atribuyen el superávit local a los «desastrosos» datos de inversión

Tanto socialistas como 'naranjas' coinciden en criticar que en el 2017 no se cubrieran las bajas de personal ni por jubilación ni de enfermedad

M.J.LUMBRERAS LOGROÑO.

Los grupos socialista y Ciudadanos comparecieron ayer, cada uno por su lado, para evaluar el resultado de la liquidación del presupuesto municipal del 2017 y los dos grupos se fijaron, sobre todo, en los datos del superávit y en las cifras de ejecución presupuestaria.

La portavoz socialista, Beatriz Arraiz, recordó que ya habían criticado el presupuesto por «hinchado» tanto en ingresos como en los 23 millones previstos de inversión en barrios. «Ahora, el PP anuncia millones de superávit a costa de no hacer nada en la ciudad, de no invertir para mejorar Logroño».

Sobre los ingresos por impuestos, Arraiz contó que estaban inflados, de manera que por el IBI se ingresó 1,6 millones menos de lo previsto, 3,3 millones menos por plusvalías y 1,5 millones menos por el ICyO. «En total, 6 millones menos de lo presupuestado en el 2017», calculó. También se fijó en la previsión exagerada por venta de suelo porque, de los 17 millones que iban a ingresar, finalmente solo fueron 1,8.

LAS FRASES Beatriz Arraiz Portavoz socialista «Cs tiene mucha culpa por su buen conformar con tan nefastas liquidaciones» Julián San Martín Portavoz Cs «Vigilamos nuestras enmiendas pero su presupuesto no son capaces de cumplirlo»

De la partida de Personal, comentó que no se gastó el año pasado al no cubrirse las jubilaciones y las bajas y, por lo tanto, repercute en la calidad de los servicios que el Ayuntamiento ofrece a la ciudadanía. Además, «el PP criticó en el 2011 que el PSOE tuvo que suplementar la partida de la Seguridad Social de los funcionarios con 80.000 euros y ahora creen normal que ellos se hayan visto obligados a pasar las cuotas de diciembre, de 700.000 euros, al presupuesto del 2018».

Por fin, sobre las inversiones, explicó que «los datos no han podido ser más desastrosos porque la obra ejecutada, es decir, la que se ha certificado, es del 4,85 por ciento de lo previsto en el Presupuesto del 2017, con 1,18 millones de los 23 millones anunciados». Y concretó que, de estos 23 millones, solo se han licitado obras por 4 millones de euros, el 16 por ciento del total.

Para Arraiz, «Ciudadanos tiene mucha culpa por su buen conformar al permitir año tras año una nefasta liquidación presupuestaria en este mandato del Partido Popular».

Desde Ciudadanos, su portavoz municipal, Julián San Martín, concluyó que «el Ayuntamiento está paralizado» y que «el interventor nos da la razón» al señalar las cifras que confirman esta escasa actividad. «De cada cien euros del presupuesto, se han gastado 65,8. Y si hay más ingresos que gastos, igual hay que bajar los impuestos», indicó, para señalar que el superávit de 15,3 millones que proclama el Gobierno local no es real, dado que incluye además dineros de otros ejercicios. «El real es de 3,8 millones», calculó. De cada 100 euros previstos para los contratos de mantenimiento de la ciudad y gasto corriente se han utilizado 87 y en Personal han sobrado dos millones porque no se cubren las bajas por jubilación ni enfermedad, criticó. Por fin, de los 14 millones previstos para inversiones, solo se ha comprometido el 16 por ciento. Así, concluyó que «los datos son contundentes, no hay impulso». En lo que se refiere a sus enmiendas, «estamos detrás de ellos para que hagan las cosas, pero su presupuesto no son capaces de cumplirlo».

El grupo popular, por su parte, consideró que «la gestión eficaz y responsable del PP ha permitido sanear las cuentas municipales y estabilizar un superávit que se mantiene desde hace seis años».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos