La primera licitación de las obras del Sagasta

La primera licitación de las obras del Sagasta
Garay/ Imagen fotografiada por JUSTO RODRÍGUEZ

El concurso para la reforma del IES coincide en el tiempo con la subasta para su construcción hace ahora 123 años | La constructora Isidro Bergasa y Hermanos ejecutó el proyecto de Barrón por 433.392,90 pesetas entre 1895 y 1900 con el 15% de baja

Javier Campos
JAVIER CAMPOSLogroño

Cosas del destino, que en ocasiones suele ser caprichoso. El IES Sagasta se prepara para su reforma integral 123 años después de que lo hiciese para ser levantado tal y como se conoce hoy. Si el pasado 31 de enero la Administración licitaba el proyecto de rehabilitación para dotar a la institución de unas instalaciones del siglo XXI, fue un 22 de enero, el de 1895 concretamente, cuando las autoridades de la época anunciaban la subasta para la construcción del edificio que fue inaugurado en la Glorieta en 1900 dando la bienvenida al siglo XX.

Así lo recoge la 'Memoria acerca del estado del Instituto de Segunda Enseñanza de Logroño' durante el curso académico 1894-1895 leída en la apertura del siguiente por Don Roque Cillero y Plágaro, catedrático numerario de la Sección de Letras y secretario del hoy IES. Un documento que narra hechos, textualmente, «de los últimos momentos del edificio que está cayendo y de los primeros del otro que a su lado se levanta» y de los que, según lo escrito, «quizá buscarán noticias algún día nuestros sucesores».

Fotografía familiarFamilia Bergasa
1

Fotografía familiar

Imagen deIsidro Bergasa (en el centro) tomada en San Sebastián (propiedad de su bisnieto Francisco Bergasa). Fue el mayor de cinco hermanos y, junto a los tres varones (Francisco, Pedro e Hipólito –el que llegó a ser más conocido–), constituyó su primera empresa de construcción como tal.

No le faltaba razón y, pronosticando lo sucedido más de un siglo después, así ha sido. La memoria, recuperada estos días con motivo de lo que está por venir, constata que al inaugurarse el curso de 1894 a 1895 el proyecto y los planos del edificio de nueva construcción, del arquitecto municipal Luis Barrón, fueron remitidos para ser examinados por el Ministerio de Fomento siendo el 18 de enero cuando el ministro del ramo aprobó todo «por un presupuesto de 433.392 pesetas y 90 céntimos con la condición de que las obras habían de ser ejecutadas en tres ejercicios económicos consecutivos y pagadas en cuatro».

En el salónGaray
2

En el salón

Imagen del salón de actos del Instituto de Segunda Enseñanza de Logroño (hoy IES Sagasta) de 1903. Forma parte del conjunto de seis fotografías de Garay incluidas en el libro que regaló a Isidro uno de sus hijos recopilando sus ‘obras’ ejecutadas hasta entonces con motivo de su cumpleaños.

La Dirección General de Instrucción Pública anunció días después la subasta de las obras, la cual tuvo lugar el 7 de marzo siguiente siendo adjudicadas «como mejor postor» a Isidro Bergasa, «quien por escritura pública firmada en Madrid el 8 de abril quedó comprometido a llevar a cabo la construcción del edificio en las condiciones indicadas rebajando el 15% del presupuesto mencionado».

La coincidencia de fechas de los dos procedimientos de adjudicación es tal, salvando las muchas distancias, que para la rehabilitación global que ahora se tramita ha sido el 6 de marzo el plazo fijado para la presentación de ofertas por parte de las constructoras interesadas. Además, y a la espera de conocer la más que presumible baja, cabe destacar que el Gobierno de La Rioja ha plurianualizado el gasto de los 25,9 millones de euros en tres ejercicios.

EstudiantesGaray
3

Estudiantes

Grupo de escolares logroñeses a la entrada del edificio principal a La Glorieta, 1903.

La citada memoria del Sagasta también refleja que ya el 20 de abril de ese mismo 1895 el contratista Bergasa comenzó a derribar el antiguo convento de Carmelitas donde se hallaba establecido el instituto desde 1843 y el 12 de junio y «fue colocada con la solemnidad propia del caso, en la parte que mira a oriente, la primera piedra» del nuevo edificio, el que ahora, 123 años después, será objeto de reforma integral.

Cosas del destino, que en ocasiones suele ser caprichoso, hacen que entre los actuales 'maestros' del Sagasta se encuentre Susana Domínguez, catedrática y profesora de Economía, tataranieta del constructor Isidro Bergasa (El Villar de Arnedo, 1851-Logroño, 1930). Diario LA RIOJA, puesto en contacto con ella, ha localizado también a Francisco Bergasa, bisnieto de Isidro y estudioso de la familia.

La reconocible escaleraGaray
4

La reconocible escalera

La escalinata del instituto por antonomasia cuando llevaba en pie apenas tres años

Los Bergasa llegaron desde La Rioja Baja a Logroño, previo paso por Lodosa con motivo de su amurallamiento durante la tercera guerra carlista en su condición de albañiles, construyendo edificios notables en la capital riojana entre las décadas del 1880 al 1930, amasando una notable fortuna y llegando a ocupar cargos políticos en el Ayuntamiento desde 1890 a 1931 -por el Partido Liberal del propio Sagasta y con la excepción de la dictadura de Primo de Rivera de 1923 a 1930-. El mismo Isidro llegó a ser concejal.

Francisco Bergasa, su bisnieto, periodista jubilado afincado en Logroño, guarda como un tesoro el libro que le regaló en 1903 su abuelo a su bisabuelo con motivo de su cumpleaños en el que se recogen las obras ejecutadas hasta la fecha por la empresa familiar, con hasta seis fotografías tomadas por Francisco Garay del Sagasta recién construido -que reproducidas por Justo Rodríguez ilustran este artículo-.

El museo
5

El museo

Imagen del museo de reproducciones –esculturas– trasladado posteriormente a la hoy Esdir, construida también por los Bergasa.

También aparecen Bodegas Franco Españolas o el actual Centro Ibercaja de Portales, primera obra que construyen como empresa en 1885 -habían llegado dos años antes a la ciudad con una consolidada reputación como albañiles y constructores- y donde muere el padre, Tomás, al caer de un andamio. La Escuela de Artes y Oficios, el Hospital Militar, La Enseñanza y numerosos edificios residenciales de la zona 'extramuros' son otras de las obras que llevan la marca de su 'paleta'... de la de 'Isidro Bergasa y Hermanos' y sus sucesivas denominaciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos