La primavera creativa

Cartel que anuncia la 'entrada' en 'El Bosque Literario' del parque del Iregua, en Logroño. D.M.A./
Cartel que anuncia la 'entrada' en 'El Bosque Literario' del parque del Iregua, en Logroño. D.M.A.

Los parques del Iregua y del Ebro de Logroño se convierten en 'bosques literarios' gracias a una actividad de 'Artefacto'

DIEGO MARÍN A.

El pasado domingo los parques del Iregua, del Ebro y La Grajera vieron florecer de nuevo sus árboles. Esa segunda floración dio como fruto textos literarios en tablerillos colgados de sus ramas. El colectivo Las Ruedas Creativas los colocó como una de las actividades del programa 'Artefacto Verano' que organiza el Ayuntamiento de Logroño. Los responsables directos de esta intervención en el paisaje son Eric Guinea, Ester Martínez Losa y Naiara Sáenz-López.

El proyecto nace tiempo atrás, puesto que el colectivo recorrió hace tres veranos una quincena de pueblos riojanos ofreciendo actividades culturales a la carta (pasacalles, conferencias, cine...) y esta es la nueva oferta que desean proponer a los municipios. «Para los senderistas, que se encuentren con esto cuando van a andar por el monte», apunta Guinea. Más recientemente Guinea también ha realizado un viaje solidario a un campo de refugiados y toda esa experiencia le ha valido para conocer gente, personas de todo el mundo que ahora han colaborado con sus propios textos en 'El Bosque Literario'. Todas las obras que se pueden leer ahora en los dos parques de Logroño han sido escritas para este proyecto con el tema común 'Mi lugar íntimo' y han llegado de todas partes de España y Argentina.

«Las Ruedas Creativas es un colectivo de desarrollo rural que hace tres años pensamos acercar la actividad cultural a los pueblos y quisimos retomarlo», advierte Eric Guinea. En esta idea «lo más costoso ha sido recopilar los textos». Como anécdota, los tablerillos colgados en La Grajera no duraron ni 24 horas: «Nos los quitaron porque, por normativa, no se puede colgar nada de los árboles», explica Guinea. Los demás no tienen fecha de caducidad, aunque tampoco aspiran a ser perennes. «Es un experimento, y como está hecho con tablerillo, se puede estropear. Sería estupendo que durase una semana, pero no tenemos una idea preconcebida de duración, la dinámica es ver la reacción de la gente», asegura Guinea.

«Sencilla pero vistosa, la iniciativa une naturaleza y literatura, busca otro formato», afirma Eric Guinea

'El Bosque Literario', dentro de su bucólico concepto, es «sencillo pero vistoso, une naturaleza y literatura, busca un nuevo formato». En un paisaje en el que los carteles que esporádicamente se cuelgan son de perros extraviados, estas hojas resultan hasta extravagantes. La reacción de la gente no se hizo esperar, conforme colocaban los textos de los árboles los paseantes ya daban su opinión a los miembros de Las Ruedas Creativas: «Reproches, ninguno; nos felicitaban».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos