El premio del sorteo diario de la ONCE reparte 350.000 euros en Logroño

Ricardo José Freire, en su quiosco de Jorge Vigón. :: miguel herreros/
Ricardo José Freire, en su quiosco de Jorge Vigón. :: miguel herreros

El vendedor del quiosco del número 34 de la calle Jorge Vigón despachó diez cupones del número 75.636, agraciado el pasado miércoles

P. HIDALGO LOGROÑO.

Tres días ha tardado este año la ONCE en repartir fortuna en La Rioja. Uno de sus vendedores en Logroño, Ricardo José Freire Loureda, vendió diez cupones del número agraciado en el sorteo del miércoles, que ha dejado un 'pico' de 350.000 euros.

Freire Loureda irradiaba ayer alegría y satisfacción, al tiempo que le llovían las 'enhorabuenas' al otro lado de la ventanilla de su quiosco en el número 34 de la calle Jorge Vigón. «¡Felicidades porque habrás hecho feliz a mucha gente!», le decía una clienta.

El primer premio que el sorteo diario de la ONCE deja en el 2018 en la región corrió a cargo del número 75.636. De él, el vendedor despachó diez cupones, cada uno de los cuales está agraciado con 35.000 euros. Por lo tanto, Freire Loureda ha repartido un total de 350.000 euros.

«Se trata del primer premio que doy», explicaba ayer el joven, que lleva algo más de un año trabajando en la ONCE. Freire Loureda indicó que cada jornada recibe números diferentes, por lo que fue «casualidad» que el miércoles le llegara el que luego tocaría la suerte. No obstante, reparó en otra coincidencia: la terminación del 75.636 se corresponde con su edad, 36 años.

La felicidad se adueñó del vendedor desde primera hora de la mañana cuando, minutos antes de abrir su quiosco, la Delegación Territorial de la ONCE en La Rioja le telefoneó para darle la gran noticia. «Estaba todavía viniendo en autobús al trabajo», comentó.

La mañana la pasó en un ir y venir de felicitaciones. «Espero haberles dado el premio a mis clientes habituales», expresó. Desde que se inició en este trabajo, el joven ha trabado «mucha amistad con mucha gente». «La mayoría de los que me compran son vecinos del barrio, pero al estar ubicado en un lugar céntrico también viene gente de otras partes de Logroño y de La Rioja. Todos los días aparece alguien nuevo», aseguró. Esta vez la que se le apareció fue la fortuna y, por lo pronto hasta media mañana de ayer, ninguno de los premiados. «Como no se puede cobrar aquí, quizá se hayan dirigido a un banco o a la delegación», valoró. Los que se pasaron fueron muchos otros clientes habituales. «Se han puesto muy contentos por mí, pero algo decepcionados por no haber resultado ellos los agraciados», afirmó. Tiempo aún tienen en este 2018...

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos