El PR+ pide que se rectifique la ordenanza de terrazas para evitar inquietud en el sector

Terraza cubierta. /Sonia Tercero
Terraza cubierta. / Sonia Tercero

Rubén Antoñanzas expresa que su grupo está en contra de la ordenanza porque las terrazas «no son generadoras de graves sistorsiones para la convivencia entre el ocio, los tráficos y los vecinos»

EFELogroño

El portavoz del Grupo Municipal del Partido Riojano (PR+) de Logroño, Rubén Antoñanzas, ha solicitado hoy al equipo de Gobierno (PP) que "rectifique" la nueva ordenanza de terrazas y que "no someta al sector hostelero a una situación de inquietud innecesaria".

Antoñanzas ha afirmado hoy, en una rueda informativa, que su grupo está "en contra de la nueva ordenanza de terrazas que goza del consenso del Gobierno y de todos los grupos de la oposición, excepto del PR+", por diversos motivos de "fondo y forma".

Respecto a las cuestiones de fondo, ha explicado que "la ordenanza, en general, trata la instalación de terrazas como si fuera un elemento que genera una grave distorsión para la convivencia entre el ocio, los tráficos y los vecinos". Pero creen que "no debería ser así porque "las terrazas están en el ADN de Logroño y son un rasgo propio de la ciudad".

Las terrazas, ha reconocido que ofrecen "un servicio que la mayoría utilizamos y que valoramos", además de convertirse en "un atractivo de la ciudad que da ambiente, especialmente en periodos festivos", junto con la importancia de que "generan empleo, riqueza y pagan tasas importantes por el suelo público que utilizan".

La nueva ordenanza, ha argumentado, "plantean medidas absolutamente desproporcionadas o inaceptables para los hosteleros", como la ampliación del ancho de acera mínimo de 3,5 metros a 4,5 metros para poder instalar una terraza, lo que supone "no conocer Logroño, donde muchas aceras del centro no superan los 3,5 metros".

Si se aplicase esta propuesta, ha lamentado, "supondría la eliminación de la posibilidad de instalar terrazas en muchas calles, algunas con una historia tan arraigada como avenida de Portugal o República Argentina, aunque hay muchas más".

Por otro lado, el incremento de dos a seis metros que propone la nueva ordenanza para las terrazas con estructura fija situadas fuera del ámbito de la fachada del bar, ha declarado que "afectará a muchas terrazas construidas en los últimos años", por lo que "no parece razonable haberlas impulsado y, al poco tiempo, cambiarlas".

Poner en riesgo las inversiones realizadas

Además, el nuevo cálculo para el espacio destinado a terrazas, en función de los metros del local y de su frente, unido al resto de restricciones, "supondrá la desaparición de terrazas o su reducción volumétrica en una cuantía importante", ha criticado.

Por ello, ha defendido que "este u otro modelo de cálculo solo debería aplicarse en el caso de conflicto en el reparto de espacio entre establecimientos distintos" y ha incidido en que "no nos parece justo un cambio tan radical en la ordenanza, que puede poner en riesgo las inversiones y la actividad del sector hostelero".

Junto a estas cuestiones, Antoñanzas ha declarado que "existen otros motivos de forma que nos hacen pensar que esta ordenanza se va a tener que modificar, ya que en algunos puntos está tan alejada de la realidad, que el Gobierno y los grupos que la apoyan lo saben".

De esta forma, ha reconocido que la nueva ordenanza plantea unas "medidas desproporcionadas, con la única intención de alarmar a los profesionales del sector para luego negociar con ellos" y de esta forma el Ayuntamiento parte de una "propuesta inaceptable", para luego reducir las exigencias y "vendernos que han dialogado".

Por otra parte, ha criticado que la nueva ordenanza es "incompleta, porque faltan el régimen sancionador y el tiempo de moratoria para adaptarse a la misma, cuestión clave para algunos aspectos, ya que no es lo mismo disponer de dos o de 20 años para adaptarse a la normativa".

Por todo ello, ha exigido al Ayuntamiento de Logroño que presente una ordenanza "sensata y completa, con la voluntad de trabajar conjuntamente con vecinos, asociaciones implicadas, comerciantes y hosteleros para acordar el texto final de forma consensuada".

En todo caso, ha avanzado que su grupo "continuará estudiando la nueva ordenanza, escucharemos las diversas opiniones y, si se mantiene la normativa tal cual, presentaremos las alegaciones que correspondan", aunque ha deseado que "se rectifique antes y no se someta al sector a una situación de inquietud innecesaria".

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos