El PR+ pide dedicar al poeta riojano Armando Buscarini una de las salas de la biblioteca Rafael Azcona

El PR+ pide dedicar al poeta riojano Armando Buscarini una de las salas de la biblioteca Rafael Azcona

Antoñanzas cree que "se podría ir dando nombres de autores riojanos a diferentes salas de este y de otros espacios municipales relacionados con la cultura y la literatura"

LA RIOJA

El concejal del Partido Riojano (PR+) en el Ayuntamiento de Logroño, Rubén Antoñanzas, ha pedido, en una nota de prensa que recoge Europa Press, que se dedique una de las salas o instalaciones de la Biblioteca Azcona, única biblioteca municipal de la ciudad, al poeta riojano Armando Buscarini, identificando la misma con una semblanza del autor y su referencia histórica, así como con varios de sus poemas.

Buscarini, según explica el texto, es "el poeta bohemio y maldito por antonomasia en la España de principios del siglo XX y, seguramente, uno de los poetas riojanos más relevantes del siglo pasado. Nació en Ezcaray en 1904, hijo de madre soltera, algo muy significativo en aquella época y que sin duda marcaría la personalidad de este riojano, inició su carrera literaria en Madrid en 1918".

"Durante los siguientes once años,entre 1918 y 1929 -prosigue la semblanza-, publicó cerca de 40 obras literarias. Armando Buscarini publicó sobre todo poesía, pero también narrativa y obras de teatro. Además, publicó sus poemas en una veintena de publicaciones de la época, compartiendo protagonismo con los escritores más relevantes de la literatura nacional. En 1929 ingresó en el Departamento de Observación de Dementes de Madrid y, tras ser trasladado a Valladolid, pasó sus últimos años en el Hospital de La Beneficencia, en Logroño, donde murió el 9 de junio de 1940".

Reconocido a nivel internacional

Durante los años 20 del siglo XX se hizo famoso en Madrid por su vida bohemia y, a su muerte, fue recordado por autores de la época como Rafael Cansinos Assens, Ramón Gómez de la Serna, César González Ruano y, más recientemente, por el Premio Cervantes Francisco Umbral, Luis Alberto de Cuenca y Luis Antonio de Villena.

En 1995 el Premio Café Bretón recayó en la semblanza Armando Buscarini o el arte de pasar hambre, de Juan Manuel de Prada. Nueve años después, desde la Universidad de La Rioja, se organizó el I Centenario del Nacimiento de Armando Buscarini y el Instituto de Estudios Riojanos ha financiado varios proyectos para el estudio de su vida y obra.

Su obra literaria ha sido recuperada mediante la publicación de sus obras completas (Orgullo, con su poesía; y El rufián. Teatro, narrativa y memorias) además de la antología Cancionero del arroyo, el facsímil de Mis memorias y sus epistolarios Epístolas líricas y Cartas vivas. Esto ha permitido rescatar definitivamente su figura del olvido y le ha consagrado como un poeta bohemio reconocido tanto a nivel nacional como a nivel internacional por expertos como Allen W. Philips o Víctor Fuentes.

El Ayuntamiento de Ezcaray le dedicó en 2004 una calle e instaló una placa en su casa natal, con motivo del centenario de su nacimiento.

Por todo ello, el Concejal del Partido Riojano considera que "el Ayuntamiento de Logroño, localidad en la que falleció, tras vivir los últimos años de su vida, debería honrar su memoria dedicándole un espacio relacionado su actividad vital (la literatura) en alguna de las salas o instalaciones de la Biblioteca Azcona, única biblioteca municipal de Logroño, identificando la sala bien mediante vinilos o placas que establezcan una semblanza del autor y su referencia histórica, así como varios de sus poemas".

Antoñanzas cree que "como línea general, se podría ir, paulatinamente, dando nombres de autores riojanos a diferentes salas de la citada biblioteca o salas de otros espacios municipales relacionados con la cultura y la literatura". En concreto, el regionalista ha apuntado algunos nombres de autores riojanos que "creemos que también merecen este reconocimiento, como son, María Teresa León, María de la O Lejárraga, Antonio Cillero Ulecia, Paulino Masip, Eduardo Barriobero e, incluso, Ana M.ª Matute (barcelonesa, pero muy relacionada con La Rioja)".

Jornadas divulgativas

A juicio de Antoñanzas, "el propio Ayuntamiento de Logroño podría organizar una o varias jornadas anuales en la biblioteca Rafael Azcona para poner en valor la figura de Armando Buscarini, en la que se rindiera homenaje al autor, así como del resto de autores reseñados".

Para el Partido Riojano, "las personas ilustres que integran el patrimonio histórico de nuestra tierra representan un valioso bien común que pertenece a la tradición de la comunidad autónoma", ha expresado el edil riojanista. En su opinión, "es importante preservar su nombre para que lo atesoren también las futuras generaciones, además de ser una herramienta educativa y una manera de que no caigan en el olvido", ha concluido Antoñanzas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos