El PERI Ferrocarril reordena sus 225.231 metros de suelo con 12 edificios para 1.200 viviendas

El Ayuntamiento aprueba la modificación inicial del plan tras la ampliación de 11.576 metros en el 2013, reajustando volúmenes y distancias y a la espera del nudo de Vara de Rey

JAVIER CAMPOS LOGROÑO.

Un paso decisivo para rematar la fase 1 del soterramiento desde el nudo de Vara de Rey al final de la avenida de Lobete que llega tras años de idas y venidas y no poco retraso. La Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento de Logroño aprobó ayer inicialmente la modificación del PERI Ferrocarril, que reordena un total de 225.231 metros cuadrados de suelo liberado por el proyecto de integración del tren a su paso por la capital de La Rioja -incluyendo los 11.576 ampliados en el 2013 entre la actual Marqués de Larios y la futura Miguel Delibes-.

La nueva ordenación, que varía la aprobada en el 2009 atendiendo fundamentalmente a la solución dada para el nudo de Vara de Rey con el nuevo túnel entre Duques de Nájera y Miguel Delibes, reajusta volúmenes y distancias entre un total de 12 edificios -en otras tantas parcelas residenciales- que significarán la construcción de 1.200 viviendas y organiza espacios libres públicos (parques, jardines y zonas de recreo), obras ferroviarias, nuevas infraestructuras como la estación de autobuses -cuyos trabajos siguen su curso- y nuevos viales.

El citado plan especial de reforma interior, diseño del arquitecto Iñaki Ábalos, aumenta sus aprovechamientos en 7.000 metros cuadrados/techo -fruto de la mencionada ampliación del área de actuación, lo que permitirá, en palabras de la alcaldesa, Cuca Gamarra, «un mejor y más equilibrado reparto de edificabilidad en torno al parque Felipe VI y las estaciones de trenes y autobuses»-.

Así, en la zona oeste, la propuesta contempla dos edificios simétricos de planta baja más 11 alturas y ático, uno a cada lado de Miguel Delibes en el entorno del nudo de Vara de Rey que sustituyen a los que anteriormente se ubicaban a un lado junto a los edificios del 2, 4, 6 y 8 de Duques de Nájera. La alcaldesa destacó su alejamiento hasta 23,8 y 29,9 metros cuando en principio la distancia era de 18 y 22 metros obviando, eso sí, la oposición que sigue provocando entre algunos vecinos.

También en la zona oeste, pero al sur, fruto de la ampliación del PERI con una franja de terrenos en Marqués de Larios, se ubicarán tres bloques -nuevos- de baja más 6 alturas. Fuera -aunque afecta- quedaría el futuro bloque previsto en la actual subestación eléctrica de Cascajos, cuyo traslado se sigue negociando. El que se mantiene, también, es el edificio dotacional previsto inicialmente en la zona, aunque modificado.

Ya en el centro de la actuación se mantienen las cinco torres de baja más 21 alturas -tres al oeste de avenida de Colón y dos al este, junto a avenida de Lobete-, cuya modificación se limita a su reorientación por criterios de soleamiento y perspectiva visual.

En la zona este, donde en el 2009 se proyectaron cinco bloques -uno de ellos que aglutinaba la edificabilidad entre Lope de Toledo y Eliseo Pinedo-, desaparecen tres de los pequeños y se apuesta por modificar las tipologías residenciales pasando a dos grande bloques -uno a cada lado de la conexión Lope Toledo-Juan Boscán- 'aterrazados' de baja más 8.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos