El Penal 2 condena a Iván Carbonero a 2 años de prisión y le inhabilita para tener cargo en asociaciones

Carbonero, en el banquillo, en una imagen de archivo. :
Carbonero, en el banquillo, en una imagen de archivo. : / Sonia Tercero

La sentencia, que suspende la cárcel y que es firme tras la conformidad de las partes, le considera autor de 21 delitos de coacciones

LA RIOJA LOGROÑO.

Una sentencia del juzgado de Lo Penal número 2 de Logroño, que es firme, dado que se ha llegado a la misma con la conformidad de las partes, ha condenado a Iván Carbonero «como autor criminalmente responsable de 21 delitos de coacciones, a la pena de 2 años de prisión», pero también a inhabilitación especial para ostentar y ejercer cargo de administrador en empresa mercantil o asociación por el tiempo de la condena. Señala además el fallo judicial que la pena privativa de libertad se suspende y que, en concepto de responsabilidad civil derivada de los delitos, se condena al pago de la cantidad de 21.000 euros, que deberá abonar a los perjudicados enunciados en los hechos probados.

Más

Iván Carbonero fue presidente de la asociación de comerciantes de Cascajos, recuerda la sentencia en los hechos probados. Y apunta también que «como consecuencia de una mala gestión de la asociación, ésta tenía una serie de deudas». «En un intento de conseguir fondos», el 26 de diciembre del 2012 el acusado mandó dos cartas «a quien él decía que era o había sido socio de Cascajos Zona Comercial. Las mismas iban firmadas exclusivamente por el acusado como presidente de la asociación Cascajos Zona Comercial». En la primera de las cartas decía «estimado amigo» y le comunicaba que era necesario pasar una cuota extraordinaria de 500 euros, cifra que resultaba de dividir la deuda por el número de socios que participaron en las acciones de dinamización del 2008 al 2010 independientemente de que siguieran siendo o no socios o de que tuvieran su negocio abierto o cerrado. Y avisaba de que el giro de los recibos lo haría, no la asociación, sino la empresa Contapubli y de que la falta de pago daría lugar a reclamaciones judiciales y al ingreso en el registro de morosos.

«En venganza», dice la sentencia, remitió los datos de 21 personas a un registro de morosos

En la otra carta empezaba como «Muy sr. Mío» e insistía en la obligatoriedad del pago de la derrama y que los impagos y devoluciones se considerarían negativas de pago, por lo que se incluiría en el fichero de morosos ASNEF de la empresa Equifax.

La empresa Contapubli «es una sociedad unipersonal cuyo único socio y administrador es el acusado», detalla el fallo judicial.

«Como quiera que el acusado tuvo conocimiento de la falta de voluntad de pago, no llegó a girar los recibos para su cobro», refiere la sentencia, que sigue apuntando que, «en venganza por ello, remitió los datos de las personas que a continuación se relatará -cita los nombres de 21 negocios y de sus titulares- a la empresa Equifax. Con ello pretendía que a estos comerciantes se les cortara la línea de crédito de sus negocios o no se les dieran nuevos créditos, líneas de descuento, etc... Como efectivamente pasó con alguna de ellos». Equifax, sin ninguna comprobación, procedió a inscribirlos en el fichero ASNEF -en el fallo se determina remitir el caso a la Agencia Española de Protección de Datos «por si la empresa Equifax estuviera incurriendo en algún tipo de infracción administrativa»-.

Antes de iniciarse el juicio, la defensa, con el acusado presente, solicitó que se dictara sentencia de conformidad con el escrito del Ministerio Fiscal, describe la sentencia en sus fundamentos de derecho.

Sobre la pena privativa de libertad, la Fiscalía y las acusaciones particulares informaron a favor de la concesión del beneficio.

Fotos

Vídeos