Palacio recupera su presbiterio primitivo

La iglesia imperial acomete desde octubre obras de reforma en el espacio que precede al altar mayor | La intervención, de más de 120.000 euros, busca devolver a la cabecera su fisonomía original alterada durante la última actuación ejecutada en los años 50

Palacio recupera su presbiterio primitivo
Javier Campos
JAVIER CAMPOSLogroño

Que el retablo de Arnao de Bruselas y las capillas de San Judas Tadeo y San Nicolás de Bari vuelvan a lucir con todo su esplendor. Dicho de otra manera, devolver la cabecera de Santa María de Palacio, en la medida de lo posible, a su estado original... al menos a ese que se perdió tras la última actuación ejecutada en los años 50. La iglesia imperial de Logroño acomete estos días la recuperación de su presbiterio primitivo.

Diario LA RIOJA ha visitado los trabajos que desde el pasado mes de octubre se llevan a cabo en el espacio que precede al altar mayor. Unos trabajos que, si bien entre sus objetivos estaría la rehabilitación de una parte importante de todo un monumento artístico nacional, se contratan casi por obligación. Y es que las humedades, muy presentes en el templo, ya se estaban dejando sentir hasta en el restaurado retablo -y que sigue a la espera de su correcta iluminación ornamental-.

Así lo explica su párroco, Manuel Íñiguez, quien precisa que, al iniciar las obras y retirar los añadidos de épocas en los que la conservación del patrimonio no era lo prioritario -se perseguía más la funcionalidad-, se han descubierto los niveles originarios del suelo del presbiterio y se ha optado por conservarlos.

El párroco, Manuel Íñiguez, piensa ya en una segunda fase para sustituir el actual terrazo del suelo por piedra

De la misma manera, se recuperará una puerta original, del siglo XVI, tapiada en su día, y que volverá a quedar abierta con las hojas primitivas que actualmente se ubican en una sacristía posterior, del siglo XVIII. «Se trata, en definitiva, de recuperar un Palacio lo más original posible», en palabras de Íñiguez, que también muestra su deseo de, cuando se pueda y el presupuesto así lo permita, recuperar las pinturas barrocas que se dejan ver por los distintos muros.

«Las administraciones públicas, tanto Ayuntamiento como Gobierno, conocen los planes y han respondido favorablemente», adelanta quien, de momento, ya piensa en una segunda fase para cambiar el suelo buscando, de la misma manera, una solución más apropiada al conjunto que el terrazo actual y que ya en los años 60 sustituyó a la tarima que anteriormente cubría el piso original de piedra -donde se ubicaban tumbas pues «aquí había un cementerio»-. Ya se han hecho las correspondientes catas y se trabaja en un proyecto que tratará de reproducir el suelo original en piedra.

Arriba, la puerta descuierta y que será recuperada / Justo Rodriguez

«Viendo cómo estaba el presbiterio, había que intervenir, y será a partir de ahí cuando haya que acometer otras obras de envergadura para la conservación patrimonial de Palacio», concluye Íñiguez.

El proyecto de recuperación del presbiterio cuenta con un presupuesto de más de 120.000 euros financiados en virtud al convenio de la Diócesis regional con el Ayuntamiento capitalino para la restauración de los templos del Casco Antiguo. Ayer mismo, la Junta de Gobierno local aprobaba dicho convenio -por valor de 60.000 euros- y se refería a las citadas obras.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos