«Es un pacto que da estabilidad a los acuerdos de ciudad»

Para el Gobierno local, «se ha ampliado el marco de los proyectos» y, para Cs, al aceptarse las enmiendas, queda la impronta 'naranja'

M.J.L. LOGROÑO.

Aunque Cs estaba el martes poniendo condiciones y 'líneas rojas', ni 24 horas más tarde estaba firmado el acuerdo. Y no de cualquier manera, sino con pleno de enmiendas aceptadas, de forma que el grupo 'naranja' votará sí al texto. Tras la firma del documento, el portavoz de Cs, Julián San Martín, señaló que «hemos llegado a un consenso después de que se han aceptado todas nuestras enmiendas y nuestras 'líneas rojas', tras una negociación intensa», dirigida, según dijo, a «mejorar la vida de los logroñeses».

«Al final, son 40 enmiendas que se han admitido, por unos 4,1 millones pero sin subir el endeudamiento», contó el portavoz de Cs, quien, horas antes, había dicho que estas aportaciones son «por barrios, para hacer ciudad y dejar nuestra impronta 'naranja' en los presupuestos del 2018». Destacó especialmente la asunción de las 'líneas rojas', que incluían un carácter «polivalente y multigeneracional» al futuro edificio de la Casa del Cuento, «como se aprobó en pleno».

Además, San Martín apuntó que «se va a dar prioridad a la ampliación del peine del escenario del Teatro Bretón; abordar la financiación europea para el Corredor del Ebro; y hacer un proyecto integral para la avenida de la Sierra.

Por parte del Gobierno local, la alcaldesa, Cuca Gamarra, señaló que el acuerdo da «estabilidad» a los proyectos de ciudad, con lo que supone que los presupuestos van a estar operativos a 1 de enero. «Lo primero ha sido el interés general y los proyectos de ciudad, y, a partir de ahí, hemos estado en disposición de hablar y de llegar a acuerdos para que las inversiones sigan adelante», afirmó.

Para ella, la inclusión de las enmiendas no ha supuesto ninguna «imposición, sino que se ha tratado de ampliar el marco de los proyectos, que es lo que están pidiendo los ciudadanos, que hablemos y lleguemos a acuerdos, cada uno desde su responsabilidad» con temas «que en algún caso han sido más fáciles, con más coincidencia, y en otros, en los que hemos tenido que hablar más». Y todo ello con la garantía, añadió, de que «en los dos últimos años, todos los acuerdos que se han adoptado para apoyar el presupuesto se han ido cumpliendo». «Tenemos un proyecto de cuentas que compartimos, con el que estamos cómodos para llevar adelante unos planteamientos y unos proyectos para seguir haciendo ciudad», zanjó.

El anunciado 'sí' de Ciudadanos a los presupuestos causó sorpresa en los demás grupos municipales, si bien únicamente el portavoz de Cambia Logroño, Gonzalo Peña, se pronunció y lo hizo a través de las redes sociales. «Llamar ayer a la alcaldesa 'pagafantas' y hoy pactar con el PP un acuerdo para los presupuestos. En 2015 votaron en contra, en 2016 se abstuvieron y en 2017 lo harán a favor. La coherencia, santo y seña de Ciudadanos en Logroño», señaló Peña.

Las secciones sindicales de UGT y SPPME quisieron denunciar ayer lo que consideran «falta de rigurosidad en la elaboración de los presupuestos». Y ello porque se «introducen cantidades que no tienen ninguna intención de pagar» y que acaban en el «publicitado» superávit.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos