Las obras del área pacificada de la zona Oeste comenzarán la próxima semana

Gamarra e Iglesias, ayer en la reunión con los vecinos. :: s. tercero/
Gamarra e Iglesias, ayer en la reunión con los vecinos. :: s. tercero

La actuación, que estará concluida en julio, comenzará por Ramírez de Velasco, que ampliará aceras y eliminará plazas de aparcamiento

Á.AZCONA LOGROÑO.

La alcaldesa, Cuca Gamarra, se reunió ayer con la asociación de comerciantes ZOCO, representantes del colegio Milenario de la Lengua y vecinos de la zona Oeste de Logroño, a quienes anunció el inicio, la próxima semana, de las obras de pacificación previstas en su distrito, que pasará a ser el primer entorno de Logroño pacificado íntegramente. La actuación, que estará finalizada para julio, comenzará la próxima semana en Ramírez de Velasco, donde se llevará a cabo la creación de 'orejas elevadas' (ampliación de las aceras) en las intersecciones con las calles Gonzalo de Berceo y Marqués de Murrieta para evitar que se circule con velocidad.

Otra de las principales actuaciones será la que se llevará a cabo en la calle Beratúa, que será peatonalizada en el tramo comprendido entre Murrieta y Gonzalo de Berceo, transformándose en una calle residencial. En este punto tendrá preferencia el peatón, pero podrán pasar los coches en una dirección.

El proyecto presentado a los vecinos cuenta con un presupuesto de 281.580 euros, que llevará a cabo la empresa Calidad, Organización y Vivienda, e incluye varias actuaciones: La ampliación de anchura de las aceras existentes en la zona de paso de peatones en las intersecciones de la calle Ramírez de Velasco con las calles Gonzalo de Berceo, Valcuerna, Conde Superunda y Marqués de Murrieta. También se protegerán las aceras en la zona del colegio Milenario de la Lengua, mediante barreras físicas que conduzcan el movimiento de los peatones por itinerarios seguros y a la vez que protejan a los peatones de la invasión accidental de vehículos en movimiento.

Según remarcó la alcaldesa, se trata de «dar mayor protagonismo a los peatones: estas zonas favorecen el encuentro social y un reparto más equitativo del espacio público entre distintos usuarios, por lo que se recupera la calle como lugar de convivencia». Y, dentro de este objetivo, una de las intenciones es evitar el tráfico de paso: «lo que pretendemos con la reducción de la velocidad y la creación de circuitos cerrados de circulación es disuadir a los conductores que utilizan los viales internos como un atajo». La próxima reordenación de Ramírez de Velasco prevé la supresión de plazas de aparcamiento e incluye la renovación de la red de sumideros, remodelación del pavimento de calzada mediante capas asfálticas y se llevará a cabo la señalización vertical y horizontal que permita la circulación de bicicletas en doble sentido y habrá nuevo mobiliario urbano y bancos, entre otros elementos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos