Una nueva rotonda en Lobete prolongará Baltasar Gracián con Obispo Rubio Montiel

Ubicación de la nueva rotonda junto a la estación de servicio en Avenida de Lobete. / L.R.

En el entorno están proyectados 43 estacionamientos en batería, cuatro de ellos accesibles

EFELogroño

La alcaldesa de Logroño, Concepción Gamarra, ha presentado hoy el desarrollo del Plan Especial de Reforma Interior (PERI) Lobete II, de iniciativa privada, que permitirá la apertura de Baltasar Gracián hasta conectarla con Obispo Rubio Montiel, mediante la construcción de una rotonda.

Gamarra ha explicado, en rueda informativa, que este plan de desarrollo privado supone la reurbanización de un "amplio espacio público" y permitirá la conexión entre los barrios de Piqueras y Cascajos, además de "una ciudad consolidada vinculada a la transformación que ha propiciado el soterramiento de la vía férrea".

El nuevo vial que conectará Baltasar Gracián con Obispo Rubio Montiel "separa el ámbito sobre el que se va a actuar en dos manzanas independientes", ha detallado.

Así, en la oeste se ordenan usos residenciales y complementarios de vivienda; y en la este, "usos terciarios", manteniendo la gasolinera existente y reservando otra parcela dotacional comercial.

Las obras de urbanización de este espacio supondrán una "importante inversión en la ciudad", con un presupuesto estimado de 868.089 euros, de los que "una pequeña parte del desarrollo del presupuesto corresponde al Ayuntamiento", aunque ha avanzado que "se encomendará la ejecución del conjunto a la iniciativa privada, a través de un convenio de colaboración o de compensaciones".

La actuación prevé "ejecutar de manera conjunta la totalidad de la urbanización", tanto la prolongación de la calle Baltasar Gracián como la rotonda, así como la reurbanización de las aceras perimetrales, acondicionamiento de espacios verdes y la ubicación de plazas de aparcamiento, ha añadido.

La superficie total de actuación asciende a 12.928 metros cuadrados, con un aprovechamiento de 22.475 metros cuadrados techo, donde ha avanzado que se construirán dos bloques residenciales -uno de planta baja más 7 alturas y otro de planta baja más 9-, además de espacios para usos comercial y dotacional privado.

Gamarra ha estimado la construcción de un total de 117 viviendas, con aparcamientos y trasteros vinculados, en dos bloques residenciales; el primero, en forma de esquina, con una superficie de 1.229 metros cuadrados y el segundo, como torre independiente, con 529 metros cuadrados.

Para la parcela comercial, ha indicado que se reservan 3.856 metros cuadrados, para la dotacional privada 1.302 metros cuadrados y como zona de uso complementario de la vivienda se proyectan 1.6023 metros cuadrados.

Además, ha matizado que se proyectan 43 estacionamientos en batería, cuatro de ellos accesibles, en la red viaria tanto de Baltasar Gracián como de Lobete, junto con otras 236 plazas en el interior de la zona edificada.

Aprobación PERI

Respecto a los plazos de ejecución, la alcaldesa ha concretado que mañana, día 18, la Junta de Gobierno Local aprobará inicialmente este PERI, a partir del cual la empresa propietaria de estos terrenos dispone de cuatro meses para presentar el proyecto de compensación o convenio de gestión, "con las cesiones obligatorias y gratuitas de los terrenos para materializar el aprovechamiento correspondiente al Ayuntamiento".

Desde la aprobación definitiva del PERI, ha añadido que "habrá un máximo de seis meses para la presentación del proyecto de urbanización y de ocho meses para la ejecución de las obras"; además de dos años desde la adquisición el derecho al aprovechamiento subjetivo para solicitar la licencia de edificación.

Estas obras, ha incidido en que supondrán el "desarrollo y crecimiento de la ciudad", ya que suponen una "transformación urbanística" que permitirán la conexión del barrio de Cascajos con Piqueras y "continuar ejecutando todo el entorno del soterramiento de la vía del tren en la ciudad".

Tras unos años en los que, "como consecuencia de la crisis económica, la ciudad ha ralentizado su crecimiento debido al parón en el sector de la construcción", Gamarra ha asegurado que "Logroño retoma el ritmo, con proyectos de gran trascendencia en el ámbito de la ciudad".

El PERI Lobete II "aún está sin agotar" y su reurbanización supone ganar un "amplio espacio público y residencial" en una zona que anteriormente era industrial proporcionando "viviendas y nuevas dotaciones que suponen una importante transformación del entorno".

Fotos

Vídeos