LOS Y LAS

PÍO GARCÍA LOCO POR INCORDIAR

Querida Irene, portavoza mía. No desfallezcas. Estamos todas metidas en una batalla sin cuartel contra el heteropatriarcado y tenemos que acabar con este idioma asqueroso y cuartelario de palabras soeces que acaban en o. Me siento ultrajada cada vez que abro el diccionario de la Real Academia, esa institución tan casposa dirigida por hombres. Por fortuna eso no sucede en Podemos, donde, como se sabe, mandamos las mujeres. En mi círcula feminista andamos un poco preocupadas porque nos hemos tomado muy en serio esta labor de acabar con el idioma machirulo y queremos limpiar nuestra biblioteca de libros reaccionarios y fascistas. El problema, Irene, es que acabamos de hacer un seminario sobre Almudena Grandes porque pensábamos que era una tía muy de izquierdas y hemos comprobado con horror que siempre habla en masculino, dale que te pego, en todas sus novelas. Qué espanto. ¡Ni una sola arroba en más de 10.000 páginas! Ni un desdoblamiento. Ni un 'los y las'. Ni un 'todos y todas'. Quizá ella se excuse hablando de la belleza literaria; pero tú y yo sabemos que se empieza hablando de la belleza literaria y se acaba votando a Ciudadanos. Así que hemos decidido quemar públicamente los libros de Almudena y también los de Ángeles Caso (otra que va diciendo que es de Podemos y luego se hace la longuis en este asunto tan capital). Daba gusto verlos arder en la hoguera junto con los de Carmen Martín Gaite, Rosa Montero, Rosa Chacel, Ana María Matute, Marta Sanz, Elvira Lindo, Rosa Regás... ¡España está llena de escritoras criptomachistas y filopeperas!

Postdata: Irene, maja, mándanos algún libro porque después de la purga se nos ha quedado la biblioteca temblando. Solo hemos salvado un admirable folleto de lenguaje inclusivo que se nos hace bola.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos