Logroño vuelve a taparse la nariz

La planta de orujo de la vecina Viana, cuando retomó su actividad el pasado mes de febrero, con Logroño al fondo. :: justo rodríguez/
La planta de orujo de la vecina Viana, cuando retomó su actividad el pasado mes de febrero, con Logroño al fondo. :: justo rodríguez

El mal olor se deja sentir de nuevo y todo apunta a la vecina planta de orujo de Viana | Las autoridades riojanas han puesto la situación en conocimiento de las navarras, que ya se han pasado a inspeccionar otra vez las instalaciones

Javier Campos
JAVIER CAMPOSLogroño

Un conocido hedor a consecuencia de un viejo problema que vuelve a poner de actualidad hechos de un pasado reciente. Los malos olores han vuelto y, con ellos, las denuncias. La situación, ya sufrida, ha llevado a las autoridades a ponerse manos a la obra como ya hiciesen el año pasado. Y todo apunta, una vez más, a la planta de orujo del trujal de la vecina Viana. «Llega el buen tiempo a Logroño y otra vez vuelven los olores del trujal. Si ha estado cerrado seis meses para solucionarlo, ¿por qué volvemos otra vez a lo mismo?», se quejaban ayer varios lectores de este periódico.

El malestar, en cualquier caso, no es nuevo y se ha repetido ya en varias ocasiones durante el presente mes de abril. Tanto que el Ayuntamiento de Logroño ponía los hechos en conocimiento del Gobierno de La Rioja y éste, a su vez, se ponía en contacto con el Gobierno de Navarra, que según confirmaban ayer desde el propio Trujal Hacienda Ortigosa ya habían procedido a la correspondiente inspección de las instalaciones.

Se da la circunstancia de que la planta de orujo retomaba su actividad el pasado febrero después de seis meses parada tras ser obligada a adoptar medidas correctoras. Según informaron tanto Diario LA RIOJA como Diario de Navarra, la fábrica en cuestión, que no se encuentra en las mismas instalaciones del trujal, sino en un paraje situado a dos kilómetros, superaba el nivel permitido de emisiones y originaba las nubes de humo que llegaban hasta Logroño dando pie a las protestas de los vecinos e, incluso, de los propios trabajadores de la torre del control del aeropuerto de Agoncillo.

Los técnicos consideran que el problema empeora en situaciones de inversión térmica o en días de viento

Desde la Dirección General de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio del Gobierno de Navarra se confirmaba ayer la inspección realizada a cargo de los técnicos del Servicio de Economía Circular y Agua del Departamento de Desarrollo Rural la semana pasada, tras recibir la nueva 'queja' por parte de las autoridades logroñesas y riojanas.

Las emisiones de la planta, según las mismas fuentes, fueron consideradas por los citados técnicos «dentro de la normalidad» e incluso recorrieron los alrededores por si se percibían los ya denunciados malos olores. Al parecer no fueron percibidos, pero sí que se advirtió que en determinadas situaciones, como con viento o inversión térmica, la percepción de los olores se agrava y empeora. Las conclusiones fueron trasladadas a técnicos de la Dirección General de Calidad Ambiental de la Comunidad Autónoma de La Rioja y hay pendiente una próxima reunión.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos