Logroño permitirá elevar la altura tres pisos más en 31 PERI de 'reconversión industrial'

Logroño permitirá elevar la altura tres pisos más en 31 PERI de 'reconversión industrial'

El Ayuntamiento flexibiliza las normas del PGM manteniendo la edificabilidad para impulsar el desarrollo de planes pendientes

Javier Campos
JAVIER CAMPOSLogroño

Camino de los dos años desde que el Ayuntamiento de Logroño, a través del acuerdo alcanzado entre equipo de Gobierno y oposición, se comprometiese a impulsar el desarrollo de los PERI de 'reconversión industrial' no ejecutados para dar solución a las zonas en las que, expirado el plazo o aún por expirar, conviven industrias con viviendas, ya hay propuesta sobre la mesa. Un planteamiento que, de entrada, presenta pros y contras y que, a día de hoy, ya ha registrado las primeras voces contrarias a la misma.

La capital de La Rioja pretende flexibilizar las normas urbanísticas del Plan General Municipal (PGM) para elevar la altura máxima en los PERI de 'reconversión industrial' todavía pendientes y, de hecho, la modificación puntual para ello ya fue aprobada inicialmente por la Junta de Gobierno Local el 21 de febrero. La misma ha estado a exposición pública durante el pasado mes de marzo, período recientemente finalizado, y ahora la Administración local deberá dar respuesta a las distintas alegaciones presentadas.

Más

La denominada modificación puntual del PGM para la fijación de la altura máxima en los planes especiales de reforma interior en zonas de reconversión industrial, según el proyecto redactado por la Dirección General de Urbanismo, tiene como objetivo «añadir una tolerancia de nueve metros» en los citados PERI a la actual máxima que fijan los planos de ordenación del suelo urbano en cada uno de ellos. Dicho de otro modo: se establece la posibilidad de incrementar hasta tres pisos de altura sobre los actualmente previstos en 31 de ellos -dos en los dos restantes- sin aumentar, eso sí, la edificabilidad.

Subir alturas 'libera' suelo para «zonas comunes» y, según expertos, hace más atractivas las promociones

Mayor margen para propuestas más equilibradas con lo que hay

«La presente modificación se centra en añadir un mayor margen en la altura que permita propuestas equilibradas con el resto de la ciudad consolidado manteniendo siempre el aprovechamiento y la delimitación del PERI», puede leerse en la justificación de la propuesta, que según la misma «va a permitir análisis de ordenaciones con una mayor concentración de edificación y disponer de mayores espacios libres y dotaciones, lo que es beneficioso en la ciudad».

«La modificación que nos ocupa incrementa la altura máxima en los PERI manteniendo el aprovechamiento y ámbito -no afecta a los derechos- y las reservas -no afecta a las cargas-, un cambio que permite mayor holgura en las propuestas de ordenación pormenorizada, donde se fijará de forma justificada», se añade en la memoria de viabilidad económica.

La modificación afectaría a 33 PERI (actualmente hay delimitados 41, de los que 20 de ellos ya han agotado el plazo de 24 años) del Sur, el Oeste e incluso la zona Norte, al otro lado del Ebro. Y sería en todos ellos donde se abre la puerta a aumentar la altura máxima manteniendo el aprovechamiento global y la edificabilidad. Elevar alturas en determinados planes tampoco es nuevo, pues el informe señala que «la ordenación de los ámbitos de transformación que nos ocupan o de sus unidades de ejecución segregadas y ordenadas con una modificación del PGM muestran que la altura máxima es un parámetro que habitualmente se ha incrementado dos plantas».

Sector a sector Las parcelas implicadas

En cualquier caso, conviene matizar que la ordenación pormenorizada puede o no alcanzar esta altura máxima con el correspondiente análisis y justificación (es decir, teniendo en cuenta las alturas ordenadas, los espacios libres públicos colindantes, las dotaciones existentes...).

La idea es que el aumento de alturas 'liberando' suelo -privado-, que quedaría a disposición para uso y disfrute de las futuras comunidades de propietarios, sirva para incrementar el atractivo de futuras promociones. Primero, porque la altura es comúnmente aceptada como factor clave a la hora de vender un piso (según los expertos la mayoría de los españoles prefiere vivir en un piso alto) y, segundo, porque la comunidad dispondría de «zonas comunes» (en las que pueden incluirse servicios tales como zonas ajardinadas, piscina y pistas polideportivas).

La contrapartida, según una de las alegaciones a las que ha tenido acceso Diario LA RIOJA de propietarios 'afectados' por lo presentado en uno de los PERI en cuestión, con parcelas incluidas en el Número 15 'Avenida de Lobete II', estaría en las «incongruencias urbanísticas» en las que, a su juicio, incurriría el planteamiento de incrementar la altura máxima en nueve metros. Y es que el impacto de las 'torres' sobre lo ya existente, en algunos casos, sería más que evidente haciendo convivir zonas residenciales de, por ejemplo, cuatro alturas con otras nuevas de siete.

Las críticas se centran en incrementar la altura de todos los PERI, no en seis metros (dos plantas), sino en nueve (tres), «de forma indiscriminada, arbitraria, injustificada y con total discrecionalidad», lo que es visto con sorpresa por voces que ya se han levantado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos