Logroño adjudicará las comidas a domicilio a la empresa anterior a Serunión, la única oferta

El fin de la prestación del servicio de comidas a domicilio por parte de Serunión está más cerca. :: m. h./
El fin de la prestación del servicio de comidas a domicilio por parte de Serunión está más cerca. :: m. h.

Contratación ya ha elevado la propuesta de Trabajo Social y Servicios La Rioja S. L., que volverá asuministrar alimentos tras dos años de problemas con la actual adjudicataria

Javier Campos
JAVIER CAMPOSLogroño

El servicio de comidas a domicilio del Ayuntamiento Logroño, envuelto en la polémica durante todo el 2016 y lo que va del 2017 después de que Serunión se hiciese cargo de su prestación, volverá a su punto de partida antes de su última y controvertida adjudicación hace ahora 21 meses.

Trabajo Social y Servicios La Rioja S. L., empresa que estuvo prestando dicho servicio durante años -al menos en las dos anteriores legislaturas- y que se vio relegada por la citada Serunión, será la nueva adjudicataria a falta del visto bueno definitivo de la Junta de Gobierno Local, según consta en el propio Perfil del Contratante de la Administración local.

1.111.500
euros de presupuesto base de licitación hasta julio del 2020.
Noviembre del 2015
La Junta de Gobierno Local adjudica las comidas a domicilio a Serunión tras justificar «bajas anormalmente bajas o desproporcionadas».
Diciembre del 2015
Serunión empieza a prestar el servicio y llegan las primeras quejas y bajas de usuarios.
Febrero-Mayo del 2o16
Expedientes y sanciones por tres incumplimientos (uno muy grave y dos graves).
Octubre del 2016
El Ayuntamiento inicia el expediente para la rescisión del contrato a Serunión.
Enero del 2017
La Administración local resuelve definitivamente el contrato y comienza a preparar la nueva licitación del servicio.

No en vano, fue la única oferta que pasó el corte después de que la otra propuesta presentada, de Ausolan Igmo, incumpliese el pliego de prescripciones técnicas «al ofertar un centro logístico ubicado en San Asensio y, por tanto, a más de los 20 kilómetros de distancia máxima» establecidos en el concurso público.

El proceso pondrá fin a 21 meses de un servicio marcado por las quejas, las denuncias y las sanciones El Ayuntamiento también avanza estos días en la licitación de la asistencia técnica para la inspección

La propuesta de Trabajo Social y Servicios La Rioja (Tsys), adjudicataria del servicio por última vez en el 2012, ha sido elevada por la Mesa de Contratación para la formalización de un contrato que, durante el período de Serunión al frente, no ha parado de acumular problemas desde un principio. Casi dos años de quejas, denuncias, expedientes y sanciones para volver al punto de partida, es decir, a la anterior empresa.

Y es que si Serunión empezaba a servir comidas a domicilio en diciembre del 2015, las primeras quejas llegaron esas primeras semanas tanto por la cantidad como, sobre todo, por la calidad de los menús. El Ayuntamiento, en medio de una gran presión de la oposición municipal en bloque, decidía en enero pasado rescindir el contrato. Una falta «muy grave», como fue la presencia de la bacteria 'listeria monocytogenes' en uno de los platos servidos, junto a otros dos incumplimientos tipificados como «graves» -la variación del proceso de conservación (se realizó «un proceso térmico de abatimiento» mientras que el exigido por contrato era el de «pasteurización») y la deficiente presentación de los alimentos-, posibilitaban tal rescisión -aunque ésta sigue prestando el servicio mientras se adjudica de nuevo-.

Por si eso fuera poco, y como ya sucediese el verano pasado cuando aparecía un trozo de madera en una de las barquetas de comida de Serunión -según denunció una usuaria-, en marzo de este mismo año -y en pleno proceso de licitación del nuevo contrato- saltaba a la luz un nuevo expediente «grave» tras aparecer un cristal en un puré, denunciado por otro usuario ya en diciembre.

La realidad es que, por uno u otro motivo, la adjudicación del servicio a Serunión siempre ha estado en el centro del debate político después de que ganase el concurso tras justificar «bajas anormalmente bajas o desproporcionadas», con una media del 24,23% y pese a obtener la valoración mínima exigible en cuanto a calidad se refiere.

Ya en abril se licitaban de nuevo las comidas a domicilio, como parte de la ayuda que presta el Ayuntamiento, y que servirá para la vuelta al servicio en breve de Tsys en detrimento de Serunión. A su vez, y en pleno proceso de apertura de proposiciones, hasta dos ofertas -la del Centro Nacional de Tecnología y Seguridad Alimentaria y la de Aquimisa- concursan por hacerse con la asistencia técnica de inspección del servicio de comidas para evitar casos como el sufrido con Serunión.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos