«Si llego a volver a casa, no salgo de ahí»

Estado en que quedó la cocina siniestrada. :: Twitter Bomberos Logroño/
Estado en que quedó la cocina siniestrada. :: Twitter Bomberos Logroño

«Puse la sartén al fuego y me distraje con el móvil», explica J.J.A., dueño del piso de María Teresa Gil de Gárate que ardió el martes

Roberto G. Lastra
ROBERTO G. LASTRALogroño

Aún con la angustia en el estómago, J.J.A., dueño del tercero derecha en el número 54 de María Teresa Gil de Gárate, el inmueble en el que se inició un gran incendio a primeras horas de la tarde del martes, volvía a entrar ayer en su casa para hacer algo de limpieza y salvar, al menos, los alimentos del congelador. «No se veía nada, era todo humo negro y salí a la escalera a dar aviso al SOS Rioja 112 con la idea de volver a casa para seguir echando agua a las llamas. Menos mal que la vecina de abajo, que había subido, no me dejó, porque si no ya no salgo de ahí», confesaba ayer, en declaraciones a Diario LA RIOJA, este hombre de 50 años, que recordaba las horas vividas con voz temblorosa. «Más allá de los destrozos, yo tenía un disgusto terrible por lo que podía haber pasado. Estaba especialmente preocupado porque en el tercero y el segundo izquierda viven niños pequeños, incluso un bebé, que son a los que más les podía afectar el humo porque aquí no hay gente muy mayor. Gracias a Dios ninguno de los pequeñitos estaba en casa a esa hora», se felicitaba.

El siniestro provocó el desalojo de media docena de personas del inmueble de tres alturas con dos pisos en cada planta -la pareja residente en el tercero izquierda tuvo que ser evacuada por los bomberos con una escala a través de una ventana- y la atención médica de cinco de ellos por inhalación de humo, tres en el servicio de Urgencias del San Pedro, donde a primeras horas de la noche recibieron el alta. La extinción del fuego, que calcinó totalmente la cocina, «fue muy complicada por la cantidad de enseres que había acumulados en la vivienda», según confirmaron los Bomberos de Logroño en un mensaje de Twitter que siguió a uno anterior en el que anunciaban «Incendio en vivienda con Diógenes».

Dicho extremo fue negado ayer por J.J.A., quien admitió que «tenía muchas cosas en la cocina porque estaba haciendo limpieza y organizando otras habitaciones», para a continuación explicar el origen del siniestro: «Yo llegué de trabajar y puse la sartén al fuego mientras iba a la habitación a descalzarme y a poner a cargar el móvil; en ese momento me llegaron varias notificaciones de Facebook y me entretuve. Para cuando me di cuenta y fui corriendo a la cocina el fuego había ido ya hacia la ventana. Retiré corriendo la sartén y con los nervios, en vez de salir a por alguno de los extintores del descansillo de la escalera, fui al baño a por calderos de agua, pero aquello era ya imparable», remachó pendiente ahora del dictamen de su aseguradora.

Fotos

Vídeos