Un informe de la Intervención determina que el 'Sacrificio Cero' «es inviable»

Á.A./M.J.L. LOGROÑO.

Un informe de la Intervención del Ayuntamiento de Logroño determina que el 'sacrificio cero' es inviable por los costes que supone para las arcas del Ayuntamiento, según informó el concejal de Medio Ambiente, Jesús Ruiz Tutor, al final del pleno, que en su orden del día incluía como último punto su comparecencia para, a propuesta del Grupo Municipal Socialista, explica la modificación de la Ordenanza de Tenencia de Animales.

Tras debatirse las últimas mociones, cerca de la medianoche, el edil citó este informe en el que se plantean «modificaciones necesarias» en el borrador de la Ordenanza, largamente demandada por el resto de los grupos municipales.

OTRAS MOCIONES

uCampaña contra el desperdicio alimentario (C's)
Apoyo unánime.
uIncorporación de turbo-rotondas (PSOE)
C's y PP votaron en contra y Cambia y PR se abstuvieron.
uEliminación de subvenciones municipales a espectáculos taurinos (Cambia)
PR+ y C's la apoyaron; PSOE se abstuvo y PP, en contra.
uPrevención de temperaturas en colegios (PSOE) y reclamación de 50 millones al Gobierno central de inversiones consignadas (PR+)
Prosperaron las dos.

Ruiz Tutor precisó que el 'sacrificio cero' supone un coste superior a los 1.600 euros por animal al año en el Centro de Recogida de Animales, en concepto de limpieza y manutención.

Además, dijo que la modificación que se plantea en el borrador de la Ordenanza es «sustancial» porque, de seguir con el primer borrador, implicaría, entre otros aspectos, la remodelación del Centro de Acogida, que no solo acoge a los perros de Logroño, sino a todos los de La Rioja lo que implica unos gastos que superan los 400.000 euros al año, según sus datos. «Recibimos unos 275 animales del resto de la Comunidad Autónoma».

En este contexto, Ruiz Tutor insistió en que el 'Sacrificio Cero' es inviable y requeriría la construcción de un nuevo centro de acogida de animales. Por ello, propuso en su comparecencia a los grupos dos opciones: renunciar a la modificación de la Ordenanza con el compromiso de seguir con las políticas de adopción de mascotas o la elaboración de un nuevo borrador de la norma.

«La adopción se presenta como la propuesta con más posibilidades, de hecho el 35 por ciento de los animales que acogemos, son acogidos por familias, un número que se va incrementando año tras año», mantuvo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos