Gonzalo Peña abandona IU y pone su acta de concejal a disposición de Cambia Logroño

Gonzalo Peña sale de un Pleno del Ayuntamiento. :: d. uriel/
Gonzalo Peña sale de un Pleno del Ayuntamiento. :: d. uriel

El político afirma que lo hace por coherencia al asumir que no puede continuar «en un partido cuya deriva excluyente» le está afectando a su salud

LA RIOJA LOGROÑO.

El portavoz del grupo Cambia Logroño en el Ayuntamiento de Logroño, Gonzalo Peña, anunció anoche en las redes sociales que renuncia a su acta de concejal y pone su cargo «a disposición de la asamblea». Según explicó Peña en una extensa carta, su decisión es «una de las más difíciles» que ha tenido que tomar, «no solo en lo que se refiere a la política, sino en la vida».

En su carta de despedida, el político afirma que «uno tiene que ser honesto con los demás, pero sobre todo con uno mismo y actuar de manera consecuente respecto a lo que piensa y siente. Por ello, lo coherente es asumir que no puedo continuar en un partido cuya deriva excluyente, tanto de fondo como de formas, no voy a permitir que me cueste más salud».

Aunque el acta de concejal «es a título personal», aclara que «nunca» lo ha sentido así. «Siempre he considerado que es algo que pertenecía colectivamente a Cambia Logroño. Cuando uno es representante público, más aún si es portavoz, tiene que predicar desde el ejemplo. Por eso, al cambiar mi situación en Cambia Logroño y también por una cuestión de ética y convicción personal, no me voy a aferrar ahora al cargo y lo pondré a disposición de la asamblea para que se determine si debo continuar o no como concejal», revela. Peña cuestiona el comportamiento de la asamblea regional a la hora de «elegir la nueva dirección» pero, sobre todo, critica «el señalamiento público a varias personas», entre las que él mismo se encontraba. «Lejos de reconducirse, la situación continuó agravándose en el tiempo». Y añade: «Hubo quien a partir de entonces alimentó en Logroño un ambiente tóxico y en diciembre cruzó la línea con ataques personales, descalificaciones a la espalda o acusaciones muy graves, lo cual fue intolerable tanto para mí como para otros compañeros y compañeras».

Uno de los motivos fundamentales de su renuncia fue la disyuntiva planteada en la coordinadora regional para elegir entre Izquierda Unida o Impulso Municipalista «a las personas que formamos parte de una plataforma que tiene como fin compartir problemáticas y trabajar en común desde la base de los municipios por una transformación social. Si no tolero las imposiciones del Partido Popular en el Ayuntamiento, tampoco las voy a aceptar en la organización de la que formo parte». «Que la dirección de IU -continúa- se quiera imponer a una plataforma de encuentro común dice mucho de la misma, donde quizás lo que se buscaba era seguir en la estrechez de unos márgenes dogmáticos en los que algunos se sienten muy cómodos o bien forzar la salida de ciertas personas».

Peña desvela en el texto que «la gota que colmó el vaso» fue un burofax que decía que «debía dinero (sin especificar la cantidad) a Izquierda Unida» y que le advertía que, en caso de no abonarlo, se le «abriría un expediente disciplinario». Sobre este aspecto, el político desgrana su gestión del dinero que ha recibido como miembro y portavoz de Cambia Logroño en el Consistorio logroñés y muestra su decepción «porque nadie me dijera nada de ello a la cara y encontrarme con ese escrito en el que se me reclama un dinero que yo donaba de manera voluntaria». Por último, lamenta la falta del «refuerzo» de IU al trabajo colectivo de Cambia más allá de las siglas.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos