El Gobierno local lanza un pacto a los grupos para definir el modelo de Policía de Barrio

El concejal Sáinz confirma que se contactará con los grupos municipales, pero también con mandos, sindicatos, agentes o vecinos

M.J. LUMBRERAS LOGROÑO.

Cerca de doce millones costará en el 2018 la Policía Local, medio millón más (561.000 euros en concreto) que este año que ahora acaba. El aumento irá casi íntegro al capítulo de personal (508.000 euros), según indicó ayer el concejal responsable del área, Miguel Sáinz, quien indicó que este cuerpo policial afrontará algunos cambios «trascendentales». Y mencionó dos, el traslado de su sistema de comunicación de la tercera planta de la Comisaría de Ruavieja al edificio Smart, en la calle Obispo Bustamante, y la búsqueda de un acuerdo en lo que al modelo policial se refiere.

En este sentido, avanzó que el Gobierno local citará a los grupos municipales, con los que ya ha habido alguna conversación al respecto, pero que también se quiere contar con mandos, agentes, sindicatos y vecinos, de tal forma que se articule un pacto que pueda durar en el tiempo y sobrevivir a los cambios de legislaturas y de signos políticos. Se trata, añadió, de «un ambicioso y amplio pacto, construido sobre un profundo y sosegado proceso participativo de mandos, agentes, sindicatos y vecinos, que alumbrará un único y consensuado modelo de Policía de Barrio, formación y modernización del servicio, que se desplegará los próximos años, gobierne quien gobierne».

Citó a continuación el edil, en la comparecencia organizada para dar cuenta de lo que prevé el presupuesto municipal para su área, que se comprará un segundo etilómetro para Atestados con 31.000 euros y que también se adquirirá un nuevo radar móvil, más preciso y discreto, que vendrá a funcionar con el cedido por la DGT y los cinco fijos que rotan por los postes al efecto distribuidos por la ciudad.

Las cuentas locales contemplan también una cantidad (100.000 euros) para completar la uniformidad azul de los agentes y para conseguir trajes de agua para los motoristas y vestuario específico para los policías que van en bicicleta.

Y también, entre las novedades, figura la incorporación de siete nuevos agentes, cuyas pruebas se están realizando ahora, si bien señaló que la oferta de empleo de este año podría añadir algunas plazas más dado el panorama de jubilaciones anticipadas que se plantea en los próximos dos años.

En lo que respecta a los bomberos, contó que está prevista la incorporación de tres, uno de carrera y dos interinos, de forma que la plantilla pasará de 62 a 65 efectivos, mientras que también quedará una lista de espera a la que poder recurrir en caso de necesidad. Para el edil, este aumento de los efectivos permitirá mejorar el servicio y ahorrar dinero en horas extras, además de que se consolidan los 12 bomberos por turno. El presupuesto para el servicio de extinción de incendios es de 3,5 millones de euros. También este año habrá formación en una entidad especializada de León.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos