La glicinia del Gran Hotel, patrimonio logroñés

Luis Sáez Angulo

La veterana glicinia del antiguo Gran Hotel, en el Espolón logroñés, exhibe en estos días sus enormes racimos primaverales de color violeta

Luis Sáez Angulo
LUIS SÁEZ ANGULOLogroño

La veterana glicinia del antiguo Gran Hotel, en el Espolón logroñés, exhibe en estos días sus enormes racimos primaverales de color violeta. La belleza y el perfume de sus inflorescencias conforman uno de los patrimonios importantes de la capital riojana. La histórica verja sobre la que se enreda es un espectáculo visual que ganará colorido gracias a la subida de temperaturas de esta semana.

La glicinia del Gran Hotel fue uno de los elementos históricos que sobrevivieron, al igual que la actual estructura constructiva, a la espectacular reforma de los años noventa que permitió la construcción de un aparcamiento en el subsuelo del actual edificio que ocupa la constructora Aransa.

La glicinia, un arbusto leñoso de hábito trepador tiene otras variedades de color azul o blanca. Las inflorescencias varían entre 10 centímetros y un metro, y algunas variedades, como la que crece en el Espolón, son perfumadas. Las plantas de esta especie usan sus ramas para treparse sobre otras plantas, enrollando las ramas en sentido igual o contrario a las manecillas de reloj, tomando como soporte. Pueden escalar hasta 20 metros sobre el suelo y unos 10 metros lateralmente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos