Los gamberros nos cuestan medio millón al año

Hacer frente al vandalismo en la ciudad ocasiona al Ayuntamiento un gasto extra de más de 500.000 euros

LA RIOJALogroño

El concejal de Medio Ambiente y Eficiencia Energética, Jesús Ruiz Tutor, ha realizado esta mañana un balance de las repercusiones que las conductas incívicas tienen sobre los elementos urbanos de la ciudad, tanto las provocadas por el vandalismo sobre el mobiliario urbano como la limpieza de pintadas o las consecuencias de prácticas como el botellón.

En números redondos, Ruiz Tutor señaló manifestó que en 2017 los desperfectos en parques y jardines, la limpieza de grafitis en paredes y mobiliario urbano y la limpieza de las zonas donde se realiza botellón, así como la vandalización de contenedores “ocasionaron al Ayuntamiento de Logroño un gasto extra de más de 500.000 euros”.

El concejal señaló que se trata de “un problema al que no podemos ni queremos acostumbrarnos”. Aunque señaló que no se ha acrecentado en los últimos años ni es más preocupante que en las ciudades de nuestro entorno, “todos los logroñeses tenemos que involucrarnos en el cuidado y el respeto por nuestra ciudad” por lo que apeló a la responsabilidad individual de todos los logroñeses”.

Depende de todos

Ruiz Tutor señaló que es un problema cuya solución depende de todos, ya que no procede de pautas ni de comportamientos racionales. Así, por ejemplo, la reparación de los daños en parques, jardines y mobiliario urbano supuso en 2017 un gasto extra a las arcas municipales de más de 36.000 euros, cifra que en 2012 superó los 53.000 euros y que en 2015 bajó a 23.000 euros.

En 2017, en total, se registraron más de 400 incidencias que se repartieron casi por igual por todas las zonas de la ciudad. Esas incidencias fueron en su mayoría pequeños desperfectos en elementos de juegos infantiles y pistas multideportivas, fuentes, bancos y papeleras, eliminar grafitis, etc

La Memoria de Limpieza Viaria del Ayuntamiento de Logroño correspondiente a 2017 refleja datos significativos, como son las más de mil actuaciones de limpieza de pintadas que se realizaron por toda la ciudad, siendo los meses de marzo, julio y octubre en los que más se reclamó este servicio con más de 130 actuaciones y un gasto de casi 200.000 euros.

A esto hay que añadir la vandalización de contenedores de recogida de residuos urbanos, con un gasto superior a los 50.000 euros.

En cuanto a los botellones, señaló que la limpieza de los restos que se dejan cada fin de semana en diversos puntos de la ciudad supone un gasto extra anual de unos 140.000 euros.

El concejal de Medio Ambiente ha informado que los puntos habituales detectados por el Ayuntamiento, y en los que suelen intervenir los servicios de limpieza, son la concha del Espolón, el Paseo de la Concordia, el entorno del Revellín, el Parque de la Ribera, la Plaza de la Paz, el entorno de las discotecas de Duquesa de la Victoria y otros puntos de menor calado en barrios periféricos de la ciudad.

En su opinión, “debemos conseguir que nuestros jóvenes sean responsables y se conciencien de los problemas que esta práctica genera a la ciudad, no sólo de limpieza, sino la mala imagen de la ciudad, problemas de ruidos y de posibles cortes por los cristales de las botellas”.

Expedientes sancionadores

La Policía Local abrió cerca de 200 expedientes sancionadores por actuaciones contrarias a las Ordenanzas Municipales de Limpieza y de Convivencia.

Respecto a las que vulneran la Ordenanza de Limpieza, se incoaron 154 expedientes en 2017: 106 fueron por orinar en la vía pública, 4 por escupir y el resto por acto que producen suciedad en la vía pública.

En cuanto a los expedientes por acciones contra la Ordenanza de Convivencia, 21 fueron por perturbar la convivencia ciudadana (ruidos, peleas,...), 9 por realizar pintadas y grafitis y 3 por arrancar flores y plantas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos