Gamarra replica a las críticas de inacción con un plan para convertir la circunvalación en calle

La alcaldesa, Cuca Gamarra, durante su intervención de ayer, con Julián San Martín al fondo. ::
/JUAN MARÍN
La alcaldesa, Cuca Gamarra, durante su intervención de ayer, con Julián San Martín al fondo. :: / JUAN MARÍN

El proyecto, que prevé integrar la vía como arteria de la ciudad, «se abordará ya con Fomento»

ÁFRICA AZCONA* AAZCONA@DIARIOLARIOJA.COM LOGROÑO.

La oposición fue poniendo de manifiesto asuntos pendientes -«cuando se anuncia algo 14 veces, a la 15 nos cuesta creerlo», dijo la portavoz socialista Beatriz Arraiz- y la alcaldesa respondió con novedades o nuevos anuncios, algunos tan sorprendentes como ambiciosos, entre otros el «reto de transformar la circunvalación logroñesa en una calle más e integrarla como arteria de la ciudad». El proyecto, «que hay que abordar ya con el Ministerio de Fomento», contempla una urbanización en su recorrido como en cualquier otra vía urbana, con creación de aceras, zonas verdes y alumbrado público». De forma más inmediata, hoy mismo, se licitarán las obras de reparación de 1º de Mayo. Todo lleva su 'tempo', quiso tranquilizar la alcaldesa durante el segundo día del debate, consciente de las críticas sobre su «inacción» que estaban por llegar: «Los dos primeros años suelen ser para programar y planificar y los otros dos para ejecutar». Y añadió: «El penúltimo mes del año siempre es de mucha actividad». La afirmación vino acompañada del anuncio de otras actuaciones en el Monte Cantabria y Mantible.

Respondía así Cuca Gamarra al portavoz de Ciudadanos, Julián San Martín, que iniciaba su discurso con un escueto «¿por qué todo para el 2018?». «¿Y durante los nueve meses y medio anteriores? Los logroñeses quieren menos redacción y más ejecución. Nada hecho, todo en ejecución»». En tono reivindicativo, el socio ocasional del Gobierno municipal del PP no tuvo inconveniente en afirmar que el Logroño de los populares es «una propuesta, una papel, una instancia, pero no una realidad», ni en arrogarse, a su vez, «un tercio de las iniciativas que ha puesto o quiere poner en marcha el Gobierno municipal». La alcaldesa reconoció el trabajo de los 'naranja' por sumar, pero quiso recordarle que muchos proyectos, como el soterramiento, vienen incluso de mucho antes de que se fundara su partido, «algunos desde Manolo Sainz Ochoa», por lo que le pidió un poco de humildad.

El soterramiento, que se encuentra en un momento «importantísimo», según la primer edil, volvió a poner distancia entre el Equipo de Gobierno y la oposición. El PSOE quiso dejar claro que la capacidad económica del Ayuntamiento para realizar nuevas inversiones «depende absolutamente» del pago de la deuda del soterramiento» y «las inversiones quedan condicionadas a la venta de parcelas». Y Cambia cuantificó en 94 millones la deuda que sumará Logroño. Una cifra récord solo para la primera fase, según Gonzalo Peña, para quien Gamarra «se olvida de explicar a los ciudadanos que ese superávit ficticio del que presume el Ayuntamiento no se destina en mejorar la vida de la gente, sino a pagar esa odiosa deuda».

«Cuando se anuncia algo 14 veces, a la 15 cuesta ya creérselo», le reprochó la portavoz socialista

El debate evidenció la imposibilidad de consensos entre el PP y Cambia por la visión de dos modelos diferentes de ciudad. «Yo entiendo que desde una militancia comunista no le gusten nuestros planteamientos, ustedes creen que se ha beneficiado a los bancos; nosotros decimos que pregunten a los vecinos de Cascajos a quién se ha beneficiado», afirmó la alcaldesa, que le reprochó el tono de sus intervenciones desde el prejuicio. Durante su turno de contestación también recriminó a Arraiz que aportara «entre poco y nada» y que su única preocupación sea «si me presento o no a las próximas elecciones».

Arraiz achacó a la alcaldesa y su equipo «la peor» gestión municipal posible», por lo que le preguntó si optará a la Alcaldía en el 2019, lo que Gamarra no aclaró. La edil socialista le endosó hasta 32 incumplimientos, se refirió al proyecto de ciudad presentado por la alcaldesa como «una ciudad virtual» y le acusó de inacción ante la Comunidad Autónoma, un asunto que tampoco pasó por alto el portavoz regionalista, Rubén Antoñanzas. «Usted no es capaz de plantarse delante del Gobierno riojano para pedir una adecuada financiación para servicios sociales», le espetó en una intervención plagada de reproches en la que le echó en cara acudir con las «manos vacías» y con un equipo de Gobierno «absolutamente agotado».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos