Del frío al ruido en el Joaquín Elizalde

El sistema de climatización del centro de salud, ya reparado, está a la espera de mejoras. /Juan Marín
El sistema de climatización del centro de salud, ya reparado, está a la espera de mejoras. / Juan Marín

Medio Ambiente midió por una denuncia vecinal el nivel del ruido emitido por la maquinaria de la cubierta tras ser reparada y excedía lo permitido El Ayuntamiento requiere al SERIS reducir los decibelios que genera la climatización del centro de salud

Javier Campos
JAVIER CAMPOSLogroño

Del frío dentro... al ruido fuera. El sistema de climatización del centro de salud Joaquín Elizalde de Logroño vuelve a ser objeto de comentario. Si hace dos semanas trabajadores del ambulatorio ubicado entre las calles San Millán y San José de Calasanz de la capital de La Rioja se quejaban del deficiente funcionamiento de la calefacción -debiendo instalar incluso radiadores eléctricos en determinadas estancias-, hoy son los ruidos que genera ese mismo sistema, que ya calienta tras la reparación de la bomba de calor, el motivo de denuncia.

De denuncia y, además, de requerimiento por parte del Ayuntamiento de Logroño al Servicio Riojano de Salud (SERIS) para que reduzca los decibelios de más que genera la maquinaria de la cubierta. La Administración local ha abierto el correspondiente expediente y ha dado un plazo de un mes para que la regional adopte las medidas necesarias para reducir el ruido emitido al exterior por el citado sistema, que para más inri fue reparado pocos días antes a la espera de unas obras de mejora en la instalación.

12 de enero
Diario LA RIOJA publica los problemas en el sistema de climatización -calefacción y refrigeración- que obligan a Salud a colocar radiadores.
16 de enero
Un vecino del edificio de al lado presenta una queja por escrito por el ruido que produce la maquinaria de la cubierta.
22 de enero
Medio Ambiente realiza las correspondientes mediciones acústicas comprobando que excede los niveles legales.

Según pudo saber este periódico, y tal y como ha confirmado el propio Ayuntamiento, el pasado 22 de enero, a las 9.30 horas de la mañana, técnicos municipales llevaron a cabo una medición acústica del ruido transmitido a una vivienda por la maquinaria de la climatización instalada en la cubierta del centro de salud Joaquín Elizalde comprobando que excedía en 3,2 decibelios el máximo permitido por el artículo 13.5 y anexo I de la ordenanza de protección del medio ambiente contra la emisión de ruidos y vibraciones en la ciudad de Logroño.

Salud puntualiza que la instalación es la misma, que sólo se ha reparado, y entienden que el ruido no ha podido aumentar

Y todo ello después de que un vecino de uno de los edificios de al lado del centro sanitario de Madre de Dios-San José presentase una queja por escrito con fecha 16 de enero por la contaminación acústica que generaban los equipos en marcha desde el tejado -hay balcones y ventanas de viviendas de los bloques que flanquean el ambulatorio que quedan a la altura de los mismos-. Se da la circunstancia de que apenas cuatro días antes, concretamente el 12 de enero, Diario LA RIOJA se hacía eco de problemas en el normal funcionamiento del sistema de climatización con trabajadores y pacientes llegando a manifestar que pasaban incluso frío. Un problema «puntual», según la Consejería de Salud del Gobierno de La Rioja, solucionado «de inmediato» con la reparación de la bomba de calor -también es de aire acondicionado-.

Sin notificación

Salud, al respecto de la denuncia vecinal, aseguraba este jueves no haber recibido notificación o requerimiento alguno por parte del Ayuntamiento. Sí que sabía de la denuncia y de la correspondiente medición acústica, pero precisaba que si bien el resultado en el exterior «había resultado superior levemente», en el interior del domicilio en cuestión «había resultado no favorable para el hecho denunciado».

Técnicos municipales, por su parte, explicaban «haber medido en horario diurno» advirtiendo de que «de haberlo hecho en horario nocturno quizás se hubiese excedido más». Algo que no es posible a juicio de Salud pues informan de que el horario de funcionamiento es el del centro de salud, siendo de 8 a 21 horas, y respeta la ordenanza municipal.

Además, constataban que la instalación es la misma, la de siempre, y que, por tanto, el ruido existente no puede haber aumentado. «Se trata de una maquinaria recientemente instalada que el jefe de mantenimiento del SERIS dijo que todavía está en pruebas y ajustándose», informaba, sin embargo, el Ayuntamiento, cuyos técnicos estuvieron en contacto con los encargados del mantenimientos del sistema a fin de dar respuesta a la denuncia vecinal.

Juan Marín

Juan Marín

Sea como fuera, la Consejería puntualiza que cuando finalice el período de frío y antes de la llegada del calor, previsiblemente durante la primavera, para lo que ya se ha pedido incluso la licencia de obras, se ejecutarán mejoras en la instalación térmica -que se mantiene desde la inauguración del centro- que pongan fin a los problema en el mismo. «Finalizados los trabajos se avisará para que el Ayuntamiento realice las mediciones acústicas de comprobación de la instalación y el cierre del expediente de obra», concluyen. Algo que no puede hacerse ahora al ser necesario su uso durante el invierno, y que se acometerá antes de la llegada del verano.

El concejal de Medio Ambiente, Jesús Ruiz Tutor, enmarcaba el procedimiento seguido por el Ayuntamiento de Logroño en el caso de esta denuncia vecinal «dentro del habitual que se sigue con todas las quejas relativas a ruidos» afecten a particulares, entidades privadas u organismos públicos. «Algo similar ya pasó en su día en el CARPA y en el hospital San Pedro», recuerda Ruiz Tutor restándole importancia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos